¿Es Jesús Jehová?

0
16
¿Es Jesús Jehová?
¿Es Jesús Jehová?

(miComunidad.com) ¿Es Jesús Yahweh? ¿Es Jesús Jehová? El tercer capítulo del Éxodo describe el encuentro entre Moisés y Dios acerca del nombre del Señor: “Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros” (Éxodo 3:13-14, LBLA).

La frase “YO SOY EL QUE SOY” en hebreo es YHWH, a menudo traducida como “SEÑOR”, “Yahweh” o “Jehová”, y se la denomina en teología tetragrammaton (que significa “cuatro letras”, se utiliza a menudo como término técnico para referirse a esta palabra hebrea). El nombre, que algunos pronuncian como Yahvé y otros (la mayoría cristianos) como Jehová, aparece 5.410 veces en la Biblia (1.419 de los que están en la Torá). La traducción literal del término es “YO SOY EL QUE SOY“, una declaración que hace referencia a la existencia propia de Dios: Él no depende de nada más para Su existencia.

Una de las doctrinas cristianas fundamentales es que Jesús es Dios. Él es el Jehová / YHWH / Yahweh descrito en Éxodo 3. Esta enseñanza puede ser difícil de comprender porque la Biblia también dice que hay un solo Dios: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” (Deuteronomio 6:4).

La afirmación de la Biblia de que solo existe un Dios se llama monoteísmo. La doctrina de que Jesús es Dios no significa que exista más de un Dios (politeísmo) o que la doctrina cristiana de la Trinidad equivale a que haya tres dioses (triteísmo) o que haya un Dios que se representa a sí mismo como una persona en tres diferentes. formas o modos (modalismo).

En cambio, el cristianismo enseña que hay un Dios que existe de manera trina como tres Personas dentro de un Dios, es decir, un “qué” pero tres “quién es“; una pluralidad de Personas que son una en esencia. Haciendo referencia a la profundidad de esta doctrina, AW Tozer escribe: “Nuestro esfuerzo más sincero por captar el incomprensible misterio de la Trinidad está condenado a permanecer inútil para siempre, y sólo por la reverencia más profunda se puede salvar de convertirse en una verdadera presunción. Cubrimos con palabras nuestra profunda ignorancia, pero nos avergüenza maravillamos, y tenemos miedo de susurrar la palabra ‘misterio’” (El Conocimiento del Dios Santo, p. 18).

La Biblia afirma el lugar del Hijo de Dios en la Deidad tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Un pasaje que afirma la deidad del Hijo en el Antiguo Testamento es el Salmo 2: “los reyes de la tierra, y los gobernantes traman unidos contra el Señor y contra su Ungido, diciendo: ¡Rompamos sus cadenas y echemos de nosotros sus cuerdas!… Honrad al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino, pues puede inflamarse de repente su ira. ¡Cuán bienaventurados son todos los que en Él se refugian!” (Salmo 2:1-3, 12 LBLA).

En el Nuevo Testamento, Jesús afirma su deidad en muchos lugares. En sus enseñanzas generales, se refiere a sí mismo de la misma manera que se describe a Dios en el Antiguo Testamento y hace lo mismo en veinte de sus parábolas… Los ejemplos incluyen los siguientes:

Dios en el Antiguo Testamento

YO SOY (Éxodo 3:14-15; Isaías 48:12)
El Pastor (Salmo 23:1)
La Luz (Salmo 27:1)
La Roca (Salmo 18:2)
Gobernante de todos (Isaías 9:6)
Juez de todas las naciones (Joel 3:12)
El Esposo (Isaías 62:5; Oseas 2:16)
La Palabra de Dios nunca pasa (Isaías 40:8)
El Sembrador (Jeremías 31:27; Esdras 34:9)
Primero y Último (Isaías 48:12)

La referencia de Jesús a sí mismo

YO SOY (Juan 8:58)
El Pastor (Juan 10:11)
La Luz (Juan 8:12)
La Roca (Mateo 7:24)
Gobernante de todos (Mateo 28:18)
Juez de todos (Juan 5:22)
El Esposo (Mateo 25:1)
Las palabras de Jesús nunca pasan (Marcos 13:31)
El Sembrador (Mateo 13:3-9)
Primero y Último (Apocalipsis 1:17-18)

Jesús dijo muchas cosas que se equiparaban a sí mismo con Yahvé: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9) y “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Le pidió a Dios: “glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:5). Él dijo: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5:17).

Además, Jesús aceptó la adoración nueve veces en los evangelios, perdonó los pecados y ordenó a sus discípulos que oraran en su nombre. Jesús nunca dijo —como lo hicieron otros profetas— “Así dice el Señor”; más bien, Jesús dijo: “Yo digo”, y ordenó a Sus discípulos que bautizaran en Su nombre.

Los escritores del Nuevo Testamento también se refieren a Jesús como Dios muchas veces (p. Ej., Mateo 3:16–17; Juan 1:1–3, 14; Juan 20:28; Romanos 9:5; Filipenses 2:5–8, 9– 11; Colosenses 1:16-19; 2:9-10; 1 Timoteo 6:15; 2 Pedro 1:1; Hebreos 1:8; 13:8; Apocalipsis 1:8, 17; 2:8; 17:14; 19:16; 21:6; 22:13).

En conclusión, la enseñanza de las Escrituras es que Jesús es en verdad Yahvé, el YO SOY, el Dios del Antiguo Testamento.

Recurso recomendado: God the Son Incarnate: The Doctrine of Christ by Stephen Wellum