¿Cómo puede Jesús ser Dios y hombre al mismo tiempo?

0
12
¿Cómo puede Jesús ser Dios y hombre al mismo tiempo?
¿Cómo puede Jesús ser Dios y hombre al mismo tiempo?

(miComunidad.com) ¿Cómo puede Jesús ser Dios y hombre al mismo tiempo? La Biblia enseña que Jesucristo es tanto Dios como hombre. Es comprensible que muchos cristianos estén confundidos cuando se trata de comprender cómo Jesús puede ser Dios y hombre al mismo tiempo. ¿Cómo pudo nuestro Creador divino convertirse en humano? ¿Podría un judío del primer siglo ser realmente Dios? Si bien una cierta cantidad de misterio siempre acompañará este tema, tanto las Escrituras como, en menor medida, la tradición de la iglesia nos brinda importantes distinciones para ayudarnos a entender este asunto.

Si bien los concilios eclesiásticos anteriores habían deliberado sobre cuestiones relativas a la naturaleza de Cristo y su relación con el Padre, fue el Concilio de Calcedonia (451 d.C.) el que afirmó que Cristo es “el mismo perfecto en divinidad y perfecto en humanidad, el mismo verdaderamente Dios y verdaderamente hombre“. Esta declaración no es cierta simplemente porque el concilio la enseñó. Más bien, la declaración del concilio fue autorizada solo en la medida en que se alineara con lo que la Biblia enseña sobre el tema. La Escritura es clara que Jesús es Dios (Juan 20:28; Tito 2:13; Hebreos 1:8), y es igualmente claro que Él es verdaderamente humano (Romanos 1:2-4; 1 Juan 4:2-3). Jesús reclamó el nombre divino (Juan 8:58) e hizo cosas que solo Dios puede hacer (Marcos 2:1–12; Lucas 7:48–50). Pero Jesús también mostró las debilidades y vulnerabilidades comunes a la humanidad (Lucas 19:41; Juan 19:28).

La creencia de que Jesús es Dios y hombre es de fundamental importancia. El apóstol Pablo escribió que para ser salvo se requiere una afirmación de la divinidad de Jesús (Romanos 10:9), y el apóstol Juan proporcionó una seria advertencia de que aquellos que niegan la verdadera humanidad de Cristo están promoviendo la doctrina del anticristo (2 Juan 1:7).

El Dios Triuno (La palabra triuno literalmente significa “tres-uno”) de la Biblia ha existido y reinado desde toda la eternidad, y la segunda Persona de la Trinidad, el Hijo, tomó carne humana en un momento particular en el tiempo (Lucas 1:35; Hebreos 1:5). Dios el Hijo añadió una naturaleza humana sin pecado a su naturaleza divina eternamente existente. El resultado fue la Encarnación. Dios el Hijo se hizo hombre (Juan 1:1, 14). Hebreos 2:17 da la razón por la que Jesús tenía que ser tanto Dios como hombre: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo”. El Hijo de Dios tomó carne humana para proporcionar redención a los que estaban bajo la ley (Gálatas 4:4-5).

En ningún momento Jesús dejó de ser Dios. Aunque fue hecho completamente humano, nunca hubo un momento en el que abrogó Su naturaleza divina (ver Lucas 6:5, 8). Es igualmente cierto que, después de encarnarse, el Hijo nunca ha dejado de ser humano. Como escribió el apóstol Pablo: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5, énfasis agregado). Jesús no es mitad humano y mitad divino. Más bien, es Theanthropos, el Dios-hombre. El Señor Jesucristo es una Persona eternamente divina que siempre poseerá dos naturalezas distintas pero inseparables: una divina y una humana.

Recurso recomendado: The Moody Handbook of Theology by Paul Enns