¿Qué significa que “ningún arma forjada contra ti prosperará” (Isaías 54:17)?

El tema principal que el Señor quiere comunicar en este pasaje es que Dios es nuestra salvación.

Spread the love
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

(miComunidad.com) ¿Qué significa que ‘ningún arma forjada contra ti prosperará’ (Isaías 54:17)? En Isaías 54:11–17, el profeta Isaías entrega un mensaje de Dios sobre la restauración de Jerusalén después de su destrucción por los babilonios. La gente estaría sumida en el caos y la confusión, pero el Señor promete un día futuro en el que la ciudad será más gloriosa que nunca. El pueblo de Dios regresará a su tierra y vivirá allí sin temor a una mayor devastación: “‘Ningún arma forjada contra ti prosperará, y toda lengua que se levante contra ti en juicio la condenarás. Esta es la heredad de los siervos del SEÑOR, y de mí viene su justicia, dice el SEÑOR” (versículo 17).

¿Qué significa que “ningún arma forjada contra ti prosperará” (Isaías 54:17)?
¿Qué significa que “ningún arma forjada contra ti prosperará” (Isaías 54:17)?

Al decir que “ningún arma forjada contra ti prosperará“, Dios promete al pueblo de Jerusalén que ningún enemigo podrá producir armas exitosas contra ellos. La palabra prosperar aquí significa “tener éxito“. El versículo anterior da contexto: “He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir” (Isaías 54:16). En otras palabras, Dios está a cargo. Él creó al que crea las armas, y se asegurará de que las armas que manejen los enemigos de Israel sean ineficaces contra ellos. Esta promesa verá su cumplimiento final en el reino milenial de Cristo (ver Isaías 51).

La promesa a Israel se aplica a menudo a los hijos de Dios hoy, cuando tratamos con enemigos espirituales. No importa lo que el diablo planee lanzarnos, al final fracasará porque Dios es el gobernante soberano de nuestro destino. Él nos da el escudo de la fe, “Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno” (Efesios 6:16). La Traducción de las Buenas Nuevas expresa Isaías 54:17 así: “Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová“.

El tema principal que el Señor quiere comunicar en este pasaje es que Dios es nuestra salvación. Incluso cuando nos suceden cosas malas, cuando nos sentimos derrotados y aplastados por nuestros enemigos, podemos confiar y no tener miedo: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza” (Salmo 46:1-3). Incluso si nuestras ciudades están en ruinas, una enfermedad mortal causa estragos en el mundo, la economía falla y perdemos nuestro trabajo, el Señor Todopoderoso está con nosotros y nos salvará: “Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. Bramaron las naciones, titubearon los reinos; dio él su voz, se derritió la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob” (Salmo 46:5-7).

Un arma es cualquier cosa diseñada para causar daño. En 2 Corintios 10:4, el apóstol Pablo nos dice que se nos han dado herramientas para luchar contra nuestro enemigo, pero nuestras armas no son armas ordinarias: “Las armas con las que luchamos no son las armas del mundo. Al contrario, tienen poder divino para demoler fortalezas“. A menudo, el enemigo nos golpea con fortalezas espirituales de confusión, depresión, ira, ansiedad, miedo, tentación y soledad. Pero el Señor nos ha dado Su Palabra como nuestra espada y la fe como nuestro escudo (Proverbios 30:5; Hebreos 4:12), y tenemos Su armadura espiritual para protegernos (Efesios 6:10–18).

Dios está al mando. Controla tanto a los que fabrican armas como a los que las usan. La batalla no es nuestra, sino del Señor (2 Crónicas 20:15; 1 Samuel 17:47). Ya ganó el concurso. Por medio de Jesucristo, Él ha derrotado al enemigo final, que es la muerte, y ha comprado para nosotros la vida eterna (2 Timoteo 1:10; vea también Isaías 25:8; Hebreos 2:14; Apocalipsis 1:18). El Señor protegerá y sostendrá a Sus hijos, sin importar lo que enfrentemos, y nos ayudará a alcanzar la victoria final (Isaías 41:10). Como pueblo de Dios, podemos confiar en el triunfo definitivo del Señor sobre cada enemigo. En el tiempo de Isaías, como en toda la historia, y en el futuro en su sentido más amplio, todo hijo de Dios puede decir: “¡Ningún arma forjada contra mí prosperará!

Recurso recomendado: Isaiah, Holman Old Testament Commentary by Trent Butler

Facebook Comments

Spread the love
  • 1
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares