Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”?

Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”?

Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”
Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”?
Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”
Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”

(miComunidad.com) Malaquías 3:7 ¿Qué quiere decir: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”?. Israel tenía una larga historia de alejarse de Dios y de desobedecer Sus santas leyes. Una y otra vez, Dios, en Su amor infinito y misericordia sin fin (Lamentaciones 3:22), llamó a Su pueblo a arrepentirse y volver a Él: “Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Malaquías 3:7).

Cuando Dios dice, “Volveos a mí”, el verbo hebreo traducido “Volveos” expresa la idea de dar la vuelta o llegar a un lugar, condición o actividad que uno ha experimentado antes. Dios quiere que Su pueblo que está lejos en rebelión espiritual se arrepienta de sus pecados y regrese a un lugar de obediencia y devoción incondicionales al Señor. Es un tema que se encuentra varias veces en las Escrituras; en Zacarías 1:3, el Señor suplica amorosamente: “Vuelvan a mí y yo volveré a ustedes” (NTV).

Sin embargo, cuando Dios dice: “Me volveré a vosotros”, no está dando a entender que necesita arrepentirse del pecado. En cambio, el Señor Todopoderoso está prometiendo volver como lo hizo en el pasado y traer a Su pueblo Su presencia única y abundantes bendiciones. Su arrepentimiento de todo corazón traería tal bendición divina que cualquier duda sobre el amor y la compasión de Dios sería eliminada.

Jeremías 24:7, (NTV) explica: “Les daré un corazón que me reconozca como el Señor. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, porque se volverán a mí de todo corazón”. Nehemías 1:9, (NTV) aclara aún más: “Pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces, aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”.

Todo el libro de Malaquías señala el camino de regreso al Señor, explicando a la gente cómo estar bien con Dios. Debían comenzar por la obediencia a la Palabra de Dios y ser fieles en su ofrenda al Señor (Malaquías 3:8–12).

Es imposible seguir a Dios y permanecer cerca de Él sin una fiel obediencia a Su Palabra (Juan 14:21). A lo largo de las Escrituras, se le dice al pueblo de Dios que “Mirad, pues, que hagáis como Jehová vuestro Dios os ha mandado; no os apartéis a diestra ni a siniestra” (Deuteronomio 5:32; véase también Josué 1:7; 23:6). Pero si tropezamos o nos desviamos, podemos estar seguros de que el clamor del corazón de Dios para nosotros será: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros”.

Nuestro Padre celestial se preocupa profundamente por nosotros a pesar de nuestra tendencia a desviarnos hacia la desobediencia pecaminosa (Jeremías 31:3). Él nos hace retroceder con bondad perdurable, ordenándonos: “Volveos a mí”. Podemos hacer esto a través de la humilde confesión y la oración: “Pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra” (2 Crónicas 7:14, NTV; véase también 1 Juan 1:9).

Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros” se alinea con la instrucción de Cristo de “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes” (Juan 15:4, NTV). ¡Cuánto mejor es para nosotros si nunca lo dejamos en primer lugar!

Jesús también dijo: “Todos los que me aman harán lo que yo diga. Mi Padre los amará, y vendremos para vivir con cada uno de ellos” (Juan 14:23, NTV). En la persona del Espíritu Santo, Dios toma residencia activa en nuestras vidas en todo momento (1 Corintios 3:16; Efesios 2:22).

Recurso recomendado: (Ingles)

Nahum-Malachi, Holman Comentario del Antiguo Testamento por Stephen Miller

About the author

miComunidad.com es un ministerio de siervos dedicados y capacitados que desean ayudar a otros en su comprensión de Dios, las Escrituras, la salvación y otros temas espirituales. Somos cristianos, protestantes, evangélicos, teológicamente conservadores y no confesionales. Nos vemos a nosotros mismos como un ministerio para eclesiástico, que acompaña a la iglesia para ayudar a las personas a encontrar respuestas a sus preguntas relacionadas con la espiritualidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir”?

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del