¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?

¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?

- in Preguntas sobre la Biblia
162
0
¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?
¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?

Recurso recomendado: La Biblia de estudio de Quest

¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?
¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”?

(miComunidad.com) ¿Cuál es el significado de la frase “There but for the grace of God, go I”? Traducido literalmente del Ingles al Español: “Allí, pero por la gracia de Dios, voy” que significa en nuestro idioma español “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios”. Un reconocimiento de que la desgracia de los demás podría ser la propia si no fuera por la bendición de lo Divino, o por la fortuna o el destino.

Se desconoce el origen del dicho, “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios”, voy, pero ha estado en uso desde al menos el siglo XVIII. A veces se abrevia “pero por la gracia de Dios” (en Ingles: “but for the grace of God”).

Sin embargo, se expresa, “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios, es una declaración de humildad y gratitud que reconoce la naturaleza pecaminosa de uno y la necesidad de la gracia de Dios. Una de las primeras atribuciones del dicho es a John Bradford, un reformador inglés, quien supuestamente lo dijo mientras observaba cómo las personas eran ejecutadas por sus crímenes. En cierto sentido, estaba diciendo: “Ese podría haber sido yo, pero por la gracia de Dios“.

En un uso más secular, “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios, puedo querer decir algo como: “Me alegro de que eso no me haya pasado a mí“. Sir Arthur Conan Doyle usó una versión del dicho en una de sus historias de Sherlock Holmes y lo atribuye al líder puritano Robert Baxter (The New Annotated Sherlock Holmes, Vol. 1., Klinger, L., ed., WW Norton & Co., 2005, pág. 101).

En cierto modo, la actitud de “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios” es un antídoto contra el juicio. Cuando vemos a alguien que está deprimido, que está sufriendo dificultades o que está cosechando consecuencias desagradables, podemos responder de dos maneras básicas. Podemos decir: “Se lo merece y debería haber tomado mejores decisiones“, o podemos decir: “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios“. La primera respuesta es lo que finalmente eligieron los tres amigos de Job; la segunda respuesta muestra empatía cuando reconocemos la bondad de Dios hacia nosotros y extendemos esa bondad al que está en problemas.

En el corazón del dicho “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios”, hay una idea muy presente en las Escrituras. El apóstol Pablo describe la gracia de Dios en 1 Corintios 15:9-10: “Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo”.

Pablo no se engañaba pensando que tenía cualidades o atributos especiales que lo hacían digno de la vocación de apóstol. Antes de que Pablo se encontrara con Jesús en el camino a Damasco (Hechos 9), arrestaba sistemáticamente a cristianos y era parte de al menos un asesinato (Hechos 7:57-58). Pasar de matar a los que creían en Jesús a proclamar la buena noticia de Jesús solo puede ser obra de la gracia de Dios.

Como Pablo, no tenemos cualidades especiales que nos hagan dignos de la salvación. Antes de que Dios nos salvara, estábamos “muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1). Dios perdonó nuestro pecado en Cristo y nos resucitó a una vida nueva (Romanos 6:4). No hay nada en nosotros, acerca de nosotros o hecho por nosotros que pueda ganar la gracia de Dios. Simplemente lo recibimos por medio de la fe (Efesios 2:8-9).

Cuando un cristiano dice: “Por allá iría si no fuera por la gracia de Dios”, está expresando su agradecimiento por “las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia” (Efesios 1:7-8) y al mismo tiempo confesando su naturaleza y la inclinación que todos tenemos hacia la destrucción. Es el poder misericordioso y preservador de Dios el que nos fortalece en la tentación, nos sostiene en las dificultades y nos guarda de la ruina total.

Pablo nos exhortó a mantener un espíritu humilde: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3). Y eligió vivir diariamente bajo la gracia dada tan libremente: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy”, (1 Corintios 15:10) escribió. Y nosotros también.

Recurso recomendado: La Biblia de estudio de Quest

About the author

miComunidad.com es un ministerio de siervos dedicados y capacitados que desean ayudar a otros en su comprensión de Dios, las Escrituras, la salvación y otros temas espirituales. Somos cristianos, protestantes, evangélicos, teológicamente conservadores y no confesionales. Nos vemos a nosotros mismos como un ministerio para eclesiástico, que acompaña a la iglesia para ayudar a las personas a encontrar respuestas a sus preguntas relacionadas con la espiritualidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir”?

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del