¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?

¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?

- in Preguntas de actualidad sobre la Biblia
205
0
¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?
¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?
¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?
¿Qué dice la Biblia sobre la amistad?

(miComunidad.com) ¿Qué dice la Biblia sobre la amistad? La Biblia nos anima a ser amables y amorosos unos con otros y a hacer todo lo posible para ministrar a los demás: el buen samaritano en la parábola de Jesús fue amable con un completo extraño, a quien Jesús llamó un “prójimo” (Lucas 10:29–37). Sin embargo, como con todo, debemos usar el discernimiento cuando seamos amigables y extrovertidos.

Todos somos personalidades especialmente diseñadas y dadas que Dios puede usar para propósitos específicos (Salmo 139). Algunas personas, como el apóstol Pedro, son naturalmente más sociables que otras, y algunas tienen más dificultades para conocer gente nueva. Dios puede ambos tipos de personas. Durante el bloqueo inicial de la pandemia de 2020, los introvertidos tomaron la cuarentena con más calma que los extrovertidos, que lo pasaron más mal. Pero tanto los introvertidos como los extrovertidos crecieron de diferentes maneras durante ese tiempo. Ningún tipo de personalidad está “mal”, pero hay algunas pautas que todos debemos seguir.

En la Biblia, Dios nos llama repetidamente a amarnos unos a otros (por ejemplo, 1 Tesalonicenses 3:12). Incluso estamos llamados a amar a nuestros enemigos (Mateo 5:44), y el segundo mandamiento más importante de Cristo fue “amar a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39). Nuestro “vecino” es todo aquel con quien compartimos la vida, la proximidad o incluso el planeta. A través de nuestro amor mutuo, muchos pueden ver el amor de Dios.

Sabemos que el amor es primordial, pero puede tomar muchas formas. Ser amigable y extrovertido es una de esas formas. También estamos llamados a llegar a los rincones más lejanos del mundo con el evangelio de Cristo; Jesús quiere que seamos “extrovertidos” en un sentido literal (Mateo 28:19). Además, se anima a los creyentes a reunirse y tener compañerismo (Hebreos 10:25). Tener amigos se asume en las Escrituras (Éxodo 33:11; Job 2:11; Proverbios 17:17; 27:6, 10), y la existencia de amigos requiere cierto nivel de amistad.

Aquellos que están en Cristo darán fruto espiritual, que resulta en rasgos asociados con ser amigables o extrovertidos: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5:22-23). Todo este fruto afecta las relaciones, y la mayor parte está destinado a ser compartido con otros. La bondad no es realmente bondad a menos que alguien más se beneficie de ella. Es cierto que la alegría puede existir en privado dentro del corazón de uno, pero también es cierto que la alegría por lo general efervescencia en una exhibición más pública.

Entonces, un principio básico de las Escrituras es que, hasta cierto punto, debemos ser amigables y extrovertidos, sin importar nuestro tipo de personalidad. También hay algunas advertencias en las Escrituras sobre las relaciones personales.

La Biblia advierte sobre los tipos equivocados de amigos, y tal consejo sugiere que es posible ser demasiado amigable con algunas personas. No debemos tener una relación cercana o afectuosa con una persona de mal genio, por ejemplo (Proverbios 22:24-25). Y Proverbios 1:10-19 y 4:14-19 advierten contra aquellos que nos inducen a hacer lo malo. No debemos asociarnos con malhechores, no importa cuán grande sea la recompensa prometida o cuán atractiva parezca su “amistad”. Aquellos cuyos “pies se apresuran al pecado” van en la dirección equivocada y deben ser evitados. El camino que eligen no es un lugar para un cristiano cuya elección debería ser seguir el “camino de los justos“. Solo ese camino conduce a la amistad con Dios, y definitivamente queremos tener una relación amistosa con Él (ver Santiago 4:4).

Los amigos deben elegirse con cuidado. “las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33). Pablo advierte contra el compañerismo mal aconsejado: “No estéis en yugo desigual”; es decir, evite la asociación extensa o profunda con incrédulos (2 Corintios 6:14). Además, no podemos comer tanto en la mesa del Señor como en la mesa de los demonios (1 Corintios 10:21). Estas advertencias no nos dan permiso para ser desamorosos o para retirarnos dentro de nosotros mismos. Pero no debemos permitir influencias tóxicas indebidas en nuestras vidas.

La amabilidad, en lo que respecta a la amabilidad, siempre es apropiada, pero ¿cómo sabemos cuándo realmente deberíamos abrirnos e interactuar con los demás y cuándo deberíamos ser más reservados? La respuesta depende de las circunstancias individuales. Hay momentos en los que debemos evitar una relación, una conversación o un evento. La seguridad personal es una consideración y la seguridad espiritual es otra: ciertamente nunca debemos pecar con otros. Pero también hay momentos en los que es necesario acercarse y ser extrovertido, incluso en situaciones difíciles. Siempre debemos estar listos para hablar abiertamente sobre nuestra fe en cualquier compañía (Colosenses 4:6). La clave es buscar la sabiduría de Dios en cada caso específico (ver Santiago 1:5).

En el análisis final, siempre debemos mantener una actitud amistosa y amorosa de bondad y gracia hacia los demás. Un extraño amistoso puede cambiar la trayectoria de la vida de una persona. El evangelio está destinado a ser compartido. Sin embargo, también debemos cuidar nuestro corazón y tener cuidado de dónde o con quién estamos en comunión. Puede haber graves consecuencias por seguir nuestras inclinaciones naturales, quedar atrapado en el momento o interactuar con la gente equivocada. Independientemente de nuestra personalidad, es importante buscar la guía de Dios en todo momento.

Recursos recomendados: Blessed Are the Misfits: Great News for Believers who are Introverts, Spiritual Strugglers, or Just Feel Like They’re Missing Something by Brant Hansen

About the author

miComunidad.com es un ministerio de siervos dedicados y capacitados que desean ayudar a otros en su comprensión de Dios, las Escrituras, la salvación y otros temas espirituales. Somos cristianos, protestantes, evangélicos, teológicamente conservadores y no confesionales. Nos vemos a nosotros mismos como un ministerio para eclesiástico, que acompaña a la iglesia para ayudar a las personas a encontrar respuestas a sus preguntas relacionadas con la espiritualidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir”?

Marcos 10:45 ¿Qué significa que “el Hijo del