¿Qué son las doctrinas de los demonios en 1 Timoteo 4:1?

En muchos lugares, las Escrituras nos advierten contra la falsa doctrina: "Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios

Spread the love
  • 58
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    59
    Shares

¿Qué son las doctrinas de los demonios en 1 Timoteo 4:1?

(miComunidad.com) ¿Qué son las doctrinas de los demonios en 1 Timoteo 4:1? En muchos lugares, las Escrituras nos advierten contra la falsa doctrina: “Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios,” (1 Timoteo 4:1 LBLA). La RVR1960 lo dice como “espíritus engañadores y a doctrinas de demonios“. Una doctrina es una enseñanza o un conjunto de principios. Las “doctrinas de los demonios“, entonces, son cosas que los demonios enseñan.

¿Qué son las doctrinas de los demonios en 1 Timoteo 4:1?
¿Qué son las doctrinas de los demonios en 1 Timoteo 4:1?

Entonces, puede haber buenas y malas doctrinas. La palabra doctrina puede referirse a las enseñanzas bíblicas de una iglesia o un pastor. O, en el caso de 1 Timoteo 4:1, las enseñanzas impías de Satanás. Los que siguen las doctrinas de los demonios “abandonarán la fe“. Es decir, prestar atención a la doctrina de los demonios es un asunto serio porque implica una desviación de la verdad del evangelio de Cristo.

¿Cómo se promulgan las doctrinas de los demonios? Se entregan a través de instructores humanos: “Tales enseñanzas provienen de mentirosos hipócritas, cuyas conciencias han sido selladas como con un hierro caliente” (1 Timoteo 4:2). Estos falsos maestros son hipócritas; es decir, sus vidas no evidencian la santidad que aparentemente abrazan. Son mentirosos; es decir, tratan con falsedad y, a sabiendas, llevan a otros a la apostasía. Y están más allá del alcance de la conciencia; es decir, han encontrado una manera, en sus propias mentes, para justificar sus mentiras. Estos falsos maestros pueden ser agradables, encantadores y persuasivos, pero no reciben su mensaje del Espíritu Santo; más bien, escupen las sugerencias de los espíritus malignos, cuyo trabajo consiste en desviar a las personas.

¿Cuáles son exactamente las doctrinas de los demonios? El contexto inmediato da una idea de las enseñanzas a tener en cuenta: “Les prohíben a las personas casarse y les ordenan que se abstengan de ciertos alimentos, que Dios creó para ser recibidos con agradecimiento por aquellos que creen y saben la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada debe ser rechazado si se recibe con acción de gracias, porque está consagrado por la palabra de Dios y la oración” (1 Timoteo 4:2–5). De acuerdo con este pasaje, no debemos seguir a ninguna persona o grupo que prohíba el matrimonio o que imponga restricciones a ciertos alimentos. Cualquier persona o grupo que diga que la santidad proviene de una dieta selecta o de una completa abstinencia sexual está mintiendo.

En el Jardín del Edén, Eva se encontró con las doctrinas de los demonios cuando la serpiente le habló: “Él le dijo a la mujer: ‘¿Dijo realmente Dios:” No debes comer de ningún árbol en el jardín?”” Al principio de la conversación, Satanás cuestionó la enseñanza de Dios y, a medida que continuaron hablando, sustituyó su propia enseñanza por la de Dios. Satanás ha seguido usando el engaño, la duda y la sutileza para desviar a la gente. Satanás es el padre de las mentiras y un asesino desde el principio (Juan 8:44), y las doctrinas enseñadas por sus demonios a través de la agencia de cómplices humanos voluntarios continúan separando a las personas de Dios y su bendición.

Satanás sabe cómo manipularnos, y es por eso que las doctrinas de los demonios son tan efectivas. Podemos identificar las doctrinas de los demonios al sumergirnos en la verdad. Debemos leer y estudiar nuestras Biblias. Cuando sepamos lo que Dios dice sobre cualquier tema dado, entonces cualquier desviación de esa enseñanza enviará una bandera roja. Cuando estamos en sintonía con la Palabra de Dios, las aberraciones de esa nota clave sonarán huecas y apagadas.

Facebook Comments

Spread the love
  • 58
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    59
    Shares