¿Apoya la Biblia la preexistencia de Jesús?

0
12
¿Apoya la Biblia la preexistencia de Jesús?
¿Apoya la Biblia la preexistencia de Jesús?

(miComunidad.com) ¿Apoya la Biblia la preexistencia de Jesús? El argumento bíblico de la preexistencia de Jesús es ciertamente multifacético. La preexistencia significa “existir previamente”. En el caso de Jesucristo, Su preexistencia significa que, antes de convertirse en hombre y caminar sobre la tierra, ya existía como la segunda Persona del Dios trino. La Biblia no solo enseña explícitamente esta doctrina, sino que también implica este hecho en varios puntos a lo largo de los Evangelios y las Epístolas. Además, las propias acciones de Jesús revelan su identidad divina y, como consecuencia, su preexistencia.

Varios lugares del Nuevo Testamento enseñan explícitamente la preexistencia de Jesús. Jesús dijo: “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:5). Este pasaje por sí solo es suficiente para mostrar que las Escrituras apoyan la preexistencia de Jesús, pero es solo uno de muchos de esos pasajes. Jesús mismo enseñó explícitamente Su propia preexistencia (Juan 3:13; 6:33, 38, 62; 8:23; 16:28). ¡Cristo incluso dijo que existió antes del nacimiento de Abraham (Juan 8:58-59) aunque el nacimiento de Abraham precedió al propio nacimiento de Jesús por muchos siglos! Varios textos presentan a Jesús como preexistente con Su Padre (Romanos 8:3; 1 Juan 1:2; Gálatas 4:4). Varios pasajes incluso identifican a Jesús como el Creador (Juan 1:2-3; Colosenses 1:16-17; Hebreos 1:2).

Probablemente la evidencia más poderosa de la preexistencia de Cristo fue el comportamiento mismo de Jesús mismo. A menudo hacía y decía cosas que solo el Dios de Israel tenía el derecho o el poder de hacer. La curación de Jesús del paralítico en Marcos 2 se realizó para demostrar Su autoridad y Su habilidad para perdonar pecados (Marcos 2:3-12). La audiencia judía de Jesús era muy consciente de que tales acciones estaban reservadas solo para Yahvé. Las acciones de Jesús en Lucas 7 provocaron una reacción similar (Lucas 7:48-50).

Que Jesús preexistió en Su divinidad se prueba aún más al ser objeto de adoración repetidamente en los Evangelios (Mateo 28:9, 17; Lucas 24:52; Juan 9:38; 20:28). Jesús nunca rechazó tal adoración. Él vio tal adoración como completamente apropiada. Jesús dio a entender que tenía autoridad sobre el sábado (Marcos 2:28) así como la autoridad para abolir la Ley (Efesios 2:14-15). Tal comportamiento es pura blasfemia proveniente de cualquier persona que no sea una Persona divina (y por lo tanto preexistente).

Además, Jesús se identificó a sí mismo como el divino Hijo del Hombre (Marcos 14:61–64) y afirmó ser capaz de resucitar de entre los muertos (Juan 10:17–18). Este resultó ser el mismo milagro que afirmó que autenticaría sus afirmaciones y ministerio radicales (Mateo 12:38–40; 16:1–4). Jesús realizó este gran milagro y dio pruebas convincentes de ello (Lucas 24:36–43; Juan 20:26; 21:1-14; Hechos 1:3–6). Este milagro estableció la afirmación de Jesús de ser deidad y, por lo tanto, proporciona una confirmación adicional de su preexistencia.

Recurso recomendado: God the Son Incarnate: The Doctrine of Christ by Stephen Wellum