Si nacemos en pecado, ¿cómo es justo que Dios nos juzgue por nuestro pecado?

0
5
Si nacemos en pecado, ¿cómo es justo que Dios nos juzgue por nuestro pecado?
Si nacemos en pecado, ¿cómo es justo que Dios nos juzgue por nuestro pecado?
Si nacemos en pecado, ¿cómo es justo que Dios nos juzgue por nuestro pecado?

(miComunidad.com) Si nacemos en pecado, ¿cómo es justo que Dios nos juzgue por nuestro pecado? Una acusación común contra el cristianismo es que juzga injustamente a las personas. En particular, algunas personas dicen que Dios nos prepara para el fracaso y luego nos castiga por el fracaso que causó. Si eso fuera cierto, de hecho, sería una situación injusta. ¿Es así como funciona el cristianismo? ¿Dios nos juzga injustamente por algo sobre lo que no tenemos control? Las respuestas se encuentran en la Biblia.

Para comenzar, debemos averiguar lo que dice la Biblia sobre nuestro nacimiento en pecado. David, el hombre conforme al corazón de Dios, escribió en el Salmo 51:5: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre“. El apóstol Pablo escribió que todos gratificamos “…los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos…” (Efesios 2:3). Eso significa que hay algo naturalmente dentro de nosotros que nos empuja hacia el pecado.

Entonces, la Biblia ciertamente enseña que nacemos en pecado. ¿Acaso Dios decidió arbitrariamente que las personas nacerían pecaminosas? La respuesta se encuentra en relación con el primer hombre, Adán. Cuando Adán fue creado (sin pecado) por Dios y colocado en el jardín del Edén, también dio una ley simple (Génesis 2:16-17). Adán desobedeció la ley de Dios, y Dios lo declaró culpable y lo sentenció a muerte. Fue la decisión de Adán desobedecer lo que lo hizo culpable ante Dios. Era el padre de la raza humana y sus rasgos se transmitieron a sus hijos. Romanos 5:12 dice que el pecado entró en el mundo a través de Adán, y la muerte vino a través del pecado porque todos pecaron. Como descendientes de Adán, recibimos la naturaleza pecaminosa transmitida de nuestros padres. Eso nos hace nacer en pecado, con una inclinación natural a hacer el mal.

Algunos podrían argumentar que no podemos elegir a nuestra familia, por lo que Dios no puede hacernos responsables de la naturaleza pecaminosa. Si bien es posible que no tengamos ninguna opción sobre cómo nacemos, la Biblia es clara en que tenemos una opción sobre nuestros pecados. Anteriormente, vimos Efesios 2:3, que dice que gratificamos los antojos de nuestra naturaleza pecaminosa. Esa es una elección. Romanos 5:12 dice que “todos pecaron“. Somos pecadores tanto por obra como por naturaleza. Nuestro propio pecado nos condena, no solo el de Adán. Nacemos en pecado, pero seguimos pecando por nuestra propia elección personal. Cuando elegimos pecar, nos volvemos culpables ante Dios y Su juicio es justo.

Dios no solo es justo sino misericordioso. La enseñanza de la Biblia sobre el pecado personal no termina con una declaración de culpabilidad del hombre. Romanos 5, que nos dice que el pecado y la muerte entraron en el mundo por medio de un hombre, también nos habla de la mayor bendición, que también vino por medio de un hombre. El don de la gracia de Dios vino a través de Jesucristo (Romanos 5:15) y se desbordó sobre muchos. El versículo 19 dice: “Porque, así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos“. Dios es justo al aplicar el pecado de Adán a toda la raza humana, y es justo al aplicar la muerte de Jesucristo a todos los que lo recibirán por fe. Jesucristo murió por los pecados del mundo para que el mundo pudiera tener vida mediante la fe en Su sacrificio. Eso no es “justo“, ¡eso es gracia!

Recurso recomendado: Basic Theology by Charles Ryrie