Apocalipsis: ¿Cuáles son las siete bendiciones?

0
13
Apocalipsis: ¿Cuáles son las siete bendiciones?
Apocalipsis: ¿Cuáles son las siete bendiciones?

(miComunidad.com) Apocalipsis: ¿Cuáles son las siete bendiciones? Muchas personas evitan el libro de Apocalipsis debido a su complejo simbolismo e imágenes aterradoras de los últimos tiempos. Aquellos que sí hablan de él tienden a centrarse en el juicio que espera un mundo impenitente. Desde la perspectiva de un incrédulo, la profecía de Apocalipsis es horrible. Si bien uno de los propósitos de Apocalipsis es alentar a los no creyentes al arrepentimiento, esta es solo la mitad de la historia. Como creyentes, debemos leer Apocalipsis como el emocionante final de un relato épico. Es la revelación de que Dios cumplirá Su promesa de destruir el pecado de una vez por todas y redimir Su creación. Es el momento en que Jesús y Satanás van de una vez por todas hacia el enfrentamiento final (Génesis 3:15) y Jesús vence al mal, trayendo alegría y paz eternas.

Las siete bendiciones de Apocalipsis se encuentran en Apocalipsis 1:3, 14:13, 16:15, 19:9, 20:6, 22:7 y 22:14. El número siete se repite varias veces a lo largo de Apocalipsis, simbolizando la integridad y posiblemente complementando la finalización de la creación en siete días en Génesis 1–2.

La primera bendición se encuentra en Apocalipsis 1:3: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”. Dios bendecirá a quienes lean el libro de Apocalipsis. Este es el único libro de la Biblia con una promesa tan directa de bendición por su lectura pública, por oír y obedecer las verdades que contiene. En un sentido más amplio, Dios bendecirá a quienes pasen tiempo leyendo la Biblia y practiquen lo que dice. Dios no está interesado en nuestro simple acto de leer Su Palabra, sino en cómo aplicamos lo que hemos leído (Santiago 1:22). Las Escrituras nos acercan a Dios enseñándonos acerca de su carácter, transformando nuestra voluntad para encajar con la suya y guiándonos en cómo vivir nuestras vidas (2 Timoteo 3:16–17; Hebreos 4:12).

La segunda bendición de Apocalipsis se encuentra en Apocalipsis 14:13: “Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”. Dios promete que, aunque sufriremos en la vida, habrá descanso para nosotros en el cielo. Muchos de los que viven durante la tribulación sufrirán muertes terribles, pero serán consolados en el cielo.

La tercera bendición se encuentra en Apocalipsis 16:15: “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza”. No sabemos el día o la hora en que Cristo regresará. Necesitamos estar siempre preparados para ese día siendo obedientes en nuestra fe y arrepintiéndonos de nuestros pecados. Durante la tribulación, los creyentes deben estar alertas y listos para el día de la segunda venida de Jesús.

La cuarta bendición se encuentra en Apocalipsis 19:9: “Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios” La Biblia se refiere a Jesús como el novio y la iglesia como su novia. La cena de las bodas del Cordero ocurrirá en el cielo, y los seguidores de Dios de todas las edades estarán allí para celebrar. Esto recuerda la parábola de Jesús sobre la fiesta de bodas en Mateo 22:1–14 y su parábola de las vírgenes en Mateo 25:1–12

La quinta bendición se encuentra en Apocalipsis 20:6: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”. Como humanos somos mortales y todos moriremos una muerte física en algún momento. La Biblia describe varias resurrecciones, divididas en categorías generales de justos (creyentes) e injustos (no creyentes) (Daniel 12:2; Hechos 24:14; 1 Tesalonicenses 4:13–18; 1 Corintios 15:12–58; Apocalipsis 20:11-15). Los que creen en Jesús renacen espiritualmente y son sellados para la eternidad con Dios (Efesios 1:3–14). También serán levantados con cuerpos gloriosos y finalmente vivirán con Dios por la eternidad. Aquellos que no siguen a Dios experimentarán la segunda muerte y pasarán la eternidad en el lago de fuego. Después de la tribulación y antes de que Dios haga los cielos y la tierra nuevos, Jesús reinará en la tierra por 1.000 años.

La sexta bendición se encuentra en Apocalipsis 22:7: “¡¡He aquí, vengo pronto!! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro”. Similar a la primera bendición, aquellos que siguen los mandamientos de Dios y son obedientes a Su Palabra serán bendecidos. Como humanos pecaremos, pero debido a la muerte de Jesús en la cruz, nuestros pecados serán cubiertos con gracia (1 Juan 1:8–9). Sin embargo, no debemos abusar de esa gracia y continuar pecando voluntariamente, sino acercarnos a Dios para ser transformados por Él (Romanos 6). Aquellos que viven en tiempos de tribulación pueden mantenerse firmes al seguir los mandamientos de Dios incluso cuando el mundo los persigue por hacerlo.

La séptima bendición se encuentra en Apocalipsis 22:14: “Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad” Los que pusieron su fe en la obra de Jesús en la cruz han sido renovados. Son lavados y sus pecados son emblanquecidos como la nieve a los ojos de Dios. Aquellos que son salvos durante la tribulación también renacerán en Cristo.

El libro de Apocalipsis revela el juicio que aguarda a nuestro mundo pecaminoso. Sin embargo, también revela la compleción del plan de Dios para traer la salvación al mundo. Los creyentes en Cristo pueden extraer dos lecciones importantes de este libro. Primero, Dios algún día pondrá fin al mal en el mundo y cumplirá Sus maravillosas promesas de vida eterna para aquellos que lo siguen. Segundo, estamos llamados a contarles a todos las buenas nuevas de Cristo para que puedan participar en sus promesas y evitar el juicio que espera a los que no se arrepienten.

Recurso recomendado: Understanding End Times Prophecy by Paul Benware