10 tips para levantar y dar firmeza a los glúteos


El glúteo es uno de los músculos más grande del cuerpo y gracias a ello es que el cuerpo puede realizar actividades tan básicas como caminar, levantarse, etc. Tener unos glúteos firmes y levantados es una clara señal de un estilo de vida saludable donde el ejercicio, el buen comer y el descanso adecuado están presentes en el día a día. Si quieres tener unos glúteos con estas características no esperes más y empieza a trabajar de manera constante y con mucho esfuerzo. Verás cómo en cuestión de semanas empezarás a notar los primeros resultados y te sentirás mucho mejor contigo misma… o mismo.

10 tips para levantar y dar firmeza a los glúteos(miComunidad.com) A continuación, te presentamos algunos tips para tener unos glúteos de envidia.

La alimentación

No podría ser de otra forma, y es que como hemos destacado en innumerables ocasiones dentro del blog, la alimentación es el factor más importante en el proceso de transformación del cuerpo. Esto quiere decir que si en verdad quieres cambios, debes modificar tu dieta en su totalidad, según tus necesidades. Debido a que en este caso buscas ganar masa, entonces debes someterte a una diete hipercalórica (con calorías de más) para garantizar el correcto crecimiento del cuerpo, o en este caso, de los glúteos específicamente.

Haz más ejercicio

Si el punto anterior te parecía algo descabellado, la verdad es que no lo es, pues la clave no sólo está en la alimentación, sino también el ejercicio, ya que con la actividad física te asegurarás de utilizar todas esas calorías extras consumidas para no acumular tejido adiposo (grasa) en el cuerpo.

Corre menos

¿También te parece fuera de los común?. Quizás lo sea, pero debes tener en cuenta que si quieres ganar músculo, entonces el cardio no es la mejor opción para ti, ya que este tipo de ejercicio puede acabar con el glucógeno de tu cuerpo, lo que te induciría a un efecto conocido como catabolismo muscular en el que el cuerpo se alimenta de tus músculos para obtener energía de cara al ejercicio. Por esa razón es que los ejercicios anaeróbicos son tan recomendados en este caso, ya que además te ayudan a quemar grasas y mayor cantidad que si solamente te dedicaras al cardio. De esta forma matas dos pájaros de un tiro: eliminas esos kilitos de más, pero ganas firmeza y volumen para tus glúteos.

No te olvides de las pesas

Los levantamientos de pesas son indispensables para dar esa dureza que tus glúteos requieren para verse bien. Procura entrenar en las máquinas y de la forma adecuada para obtener resultados más óptimos. No temas, pues a pesar de ello no vas a quedar como un fisicoculturista de élite, ya hemos hablado de ello en el artículo sobre “Levantamientos de pesas en mujeres”.

Más peso, menos repeticiones

Recuerda ir aumentando el peso de manera progresiva para ir obteniendo beneficios mayores. Un número elevado de repeticiones no influye en el crecimiento del músculo, sino en su tonificación y debido a que primero debes ganar ese músculo, entonces deberás empezar con pesos altos y repeticiones bajas, para que cuando llegue el momento, puedas invertir la metodología.

Haz tus rutinas más dinámicas

No cabe duda que las zancadas y las sentadillas son los ejercicios que mejor efecto tienen para ganar masa muscular en los glúteos, no obstante, es importante ir añadiendo otros ejercicios a la rutina para tener un crecimiento más uniforme y no caer en el estancamiento. Por eso es que también es importante ir agregando peso de manera prolongada.

Hidrátate

No olvides tomar un vaso de agua al menos una vez cada dos horas, de preferencia más, aunque tampoco se trata de beberse tres litros de agua al día. Todo depende de la cantidad que el cuerpo necesite, en función de los líquidos eliminados a través del sudor durante la rutina de ejercicios. Si lo prefieres también puedes consumir una bebida isotónica después del entrenamiento para recuperar los electrolitos perdidos más fácil y reponer los carbohidratos utilizados para no caer en el temido catabolismo muscular.

Descansa de forma adecuada

Recuerda que el músculo no crece durante el ejercicio, sino después, específicamente durante el sueño nocturno. Por esa razón es que es altamente recomendable dormir por lo menos ocho horas durante la noche, permitiendo al cuerpo recuperarse de forma óptima y así rendir al máximo en la rutina del día siguiente.

El descanso entre series y del músculo

El descanso entre series también es importante, pues de esta forma se le da un espacio corto de tiempo al músculo para poder reponerse ligeramente del estrés causado y así evitar llegar al límite tan pronto. Por otra parte, debes tener en cuenta que también es importante alargar el descanso entre sesiones para cada grupo muscular, ya que de lo contario propiciarías a un esfuerzo del músculo trabajado, provocando la aparición de lesiones. Si puedes, procura no entrenar el mismo grupo más de dos veces por semana.

Sé paciente

Y por último, pero no menos importante. Sé paciencia. La constancia, perseverancia y mucha disciplina son características indispensables en todo atleta, pues los beneficios del deporte no se presentan de la noche a la mañana, así que si llevas entrenando un par de semanas y aún no sientes ese cambio que esperabas, no te desanimes, verás como con el pasar del tiempo lograrás eso y mucho más.


Noticias Relacionadas

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.