¿Habrá una gran apostasía durante los últimos tiempos?

0
17
¿Habrá una gran apostasía durante los últimos tiempos?
¿Habrá una gran apostasía durante los últimos tiempos?

(miComunidad.com) ¿Habrá una gran apostasía durante los últimos tiempos? La Biblia indica que habrá una gran apostasía durante los últimos tiempos. La “gran apostasía” se menciona en 2 Tesalonicenses 2:3. Una apostasía es una rebelión, un abandono de la verdad. La Reina-Valera 1960 (RVR1960) lo llama “la apostasía“, mientras que la Nueva Versión Internacional (NVI) lo llama “la rebelión“. Y eso es una apostasía: una rebelión, un abandono de la verdad. El fin de los tiempos incluirá un rechazo total de la revelación de Dios, un “alejamiento” adicional de un mundo ya caído.

La ocasión en que Pablo escribió a los tesalonicenses fue para corregir algunos de los errores relacionados con el fin de los tiempos que los creyentes habían escuchado de los falsos maestros. Entre las falsedades estaba que “¡Ya llegó el día del Señor!” (2 Tesalonicenses 2:2). Los cristianos de Tesalónica temían que Jesús ya hubiera venido, se habían perdido el rapto y ahora estaban en la tribulación. Pablo ya les había explicado el rapto en su primera carta (1 Tesalonicenses 4:16-17). Pablo escribe su segunda carta para asegurarles que, contrario a lo que habían escuchado, ya pesar de la persecución que estaban soportando, el “día de Cristo” aún no había llegado.

En 2 Tesalonicenses 2:3, Pablo deja claro que el día del Señor, un tiempo de juicio mundial (Isaías 13:6; Abdías 1:15), no sucederá hasta que dos cosas sucedan. Primero, tiene que ocurrir la caída, o la gran apostasía. Segundo, el “hombre de pecado” tiene que ser revelado, el que es llamado “hijo de perdición“, también conocido como el Anticristo. Una vez que esta persona se dé a conocer, el fin de los tiempos habrá llegado. Numerosas especulaciones sobre la identidad del hombre de pecado, desde el primer siglo, han incluido a Calígula, Cayo César, Mahoma, Napoleón, y un gran número de papas romanos. Ninguno de ellos era el Anticristo.

El hombre de pecado, según 2 Tesalonicenses 2:4, es el que “Este se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios“. Claramente, esto aún no ha sucedido; nadie desde los tiempos de Pablo se ha proclamado a sí mismo como Dios en el templo judío. Han pasado dos mil años desde que se escribió la epístola, y el “día del Señor” aún no ha llegado. Pablo nos asegura que no llegará hasta que primero llegue la caída.

La palabra griega traducida como “rebelión” o “caída” en el versículo 3 es apostasía. Se refiere a una deserción general del verdadero Dios, la Biblia y la fe cristiana. Cada época tiene sus desertores, pero la apostasía del final de los tiempos será completa y mundial. Todo el planeta se rebelará contra Dios y Su Cristo. Cada ataque requiere de un líder, y el anticristo entrará en esta apostasía global. Creemos que esto ocurre después de que la iglesia haya sido arrebatada de la tierra.

Jesús advirtió a los discípulos sobre los días finales en Mateo 24:10–12 “En aquel tiempo muchos se apartarán de la fe; unos a otros se traicionarán y se odiarán; y surgirá un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos. Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará“. Estas son las características de la gran apostasía del fin de los tiempos.

Recurso recomendado: Understanding End Times Prophecy by Paul Benware