¿Qué pasa después de la muerte?

0
10

(miComunidad.com) ¿Qué pasa después de la muerte? Dentro de la fe cristiana, hay una cantidad significativa de confusión con respecto a lo que sucede después de la muerte. Algunos sostienen que después de la muerte, todos “duermen” hasta el juicio final, después de lo cual todos serán enviados al cielo o al infierno. Otros creen que en el momento de la muerte, las personas son juzgadas instantáneamente y enviadas a sus destinos eternos. Otros afirman que cuando las personas mueren, sus almas / espíritus se envían a un cielo o infierno “temporal“, para esperar la resurrección final, el juicio final y luego la finalidad de su destino eterno. Entonces, ¿qué dice exactamente la Biblia que sucede después de la muerte?

¿Qué pasa después de la muerte?
¿Qué pasa después de la muerte?

Primero, para el creyente en Jesucristo, la Biblia nos dice que después de la muerte, las almas / espíritus de los creyentes son llevadas al cielo, porque sus pecados son perdonados por haber recibido a Cristo como Salvador (Juan 3:16, 18, 36). Para los creyentes, la muerte es estar “lejos del cuerpo y en casa con el Señor” (2 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:23). Sin embargo, pasajes como 1 Corintios 15:50-54 y 1 Tesalonicenses 4:13-17 describe a los creyentes resucitados y se les dan cuerpos glorificados. Si los creyentes van a estar con Cristo inmediatamente después de la muerte, ¿cuál es el propósito de esta resurrección? Parece que mientras las almas / espíritus de los creyentes van a estar con Cristo inmediatamente después de la muerte, el cuerpo físico permanece en la tumba “durmiendo“. En la resurrección de los creyentes, el cuerpo físico es resucitado, glorificado y luego reunido con el alma. /espíritu. Este cuerpo-alma-espíritu reunificado y glorificado será la posesión de los creyentes por la eternidad en los nuevos cielos y la nueva tierra (Apocalipsis capítulos 21-22).

Segundo, para aquellos que no reciben a Jesucristo como Salvador, la muerte significa un castigo eterno. Sin embargo, al igual que el destino de los creyentes, los incrédulos también parecen ser enviados de inmediato a un lugar de espera temporal, para esperar su resurrección final, juicio y destino eterno. Lucas 16:22-23 describe a un hombre rico atormentado inmediatamente después de la muerte. Apocalipsis 20:11-15describe a todos los muertos incrédulos resucitados, juzgados en el gran trono blanco y luego arrojados al lago de fuego. Los incrédulos, entonces, no son enviados al infierno (el lago de fuego) inmediatamente después de la muerte, sino que se encuentran en un reino temporal de juicio y condena. Sin embargo, aunque los incrédulos no son enviados instantáneamente al lago de fuego, su destino inmediato después de la muerte no es agradable. El hombre rico gritó: “Estoy sufriendo mucho en este fuego” (Lucas 16:24).

Por lo tanto, después de la muerte, una persona reside en un cielo o infierno “temporal“. Después de este reino temporal, en la resurrección final, el destino eterno de una persona no cambiará. La “ubicación” precisa de ese destino eterno es lo que cambia. A los creyentes se les otorgará finalmente la entrada a los nuevos cielos y la nueva tierra (Apocalipsis 21:1). Los incrédulos finalmente serán enviados al lago de fuego (Apocalipsis 20:11-15). Estos son los destinos finales y eternos de todas las personas, basados completamente en si han confiado o no solo en Jesucristo para la salvación (Mateo 25:46; Juan 3:36).

Recurso recomendado: Respuestas a sus preguntas sobre el cielo por David Jeremiah