Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?

Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?

- in Estudio del Antiguo Testamento
505
0
Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?
Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?
Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?
Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’?

(miComunidad.com) Eclesiastés 3:8 ¿Qué significa que hay ‘tiempo de amar, y tiempo de aborrecer’? El rey Salomón refleja en Eclesiastés 3:8 que hay un “tiempo de amar, y tiempo de aborrecer“. Esta afirmación, aunque desconcertante, puede entenderse cuando se examina en contexto. El versículo es parte de un pasaje extenso (Eclesiastés 3:1–8) en el que Salomón cataloga catorce tiempos y estaciones de la vida contrastantes (nacimiento y muerte, siembra y cosecha, llanto y risa, amor y odio, etc.). Juntos representan la suma de la actividad humana. Salomón concluye que Dios tiene el control de cada momento de nuestra existencia en este mundo. Dios tiene un tiempo apropiado y un buen propósito para cada experiencia (Romanos 8:28).

¿Hay alguna ocasión en que los cristianos puedan odiar? La Biblia menciona varias cosas que Dios odia y, por lo tanto, los creyentes también deberían odiar (Apocalipsis 2:6, 15). Jeremías destaca el odio de Dios por la idolatría (Jeremías 44:4-5; véase también Deuteronomio 12:31; 16:22). Isaías y Amós hablan del odio del Señor hacia la hipocresía (Isaías 1:14-17; Amós 5:21-24). Proverbios 6:16–19 enumera la arrogancia, el engaño, el asesinato, la conspiración perversa, las malas inclinaciones, la calumnia y la alboroto como siete cosas detestables para Dios.

El salmista declara: “Los que amáis a Jehová, aborreced el mal; Él guarda las almas de sus santos; de mano de los impíos los libra” (Salmo 97:10). En su literatura de sabiduría, Salomón instruye: “El temor de Jehová es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco” (Proverbios 8:13).

Amar a Dios significa odiar el pecado. Toda la verdad del amor de Dios incluye enojarse por el pecado y sus efectos en la humanidad (Salmo 7:11). Jesús estaba furioso cuando limpió el templo, pero su ira no cambió su naturaleza de Dios amoroso (1 Juan 4:7-21).

Un “tiempo de amar, y tiempo de aborrecer” cubre toda la gama de afectos y emociones humanos. Nuestra capacidad tanto de amar como de odiar es parte de ser creados a la imagen de Dios. Por tanto, a veces el odio y la ira son manifestaciones de la plenitud e intensidad de nuestro amor.

Jesús explica el alto costo de amarlo y seguirlo: “Si quieres ser mi discípulo, debes aborrecer a los demás—a tu padre y madre, esposa e hijos, hermanos y hermanas—sí, hasta tu propia vida. De lo contrario, no puedes ser mi discípulo” (Lucas 14:26, NTV).

Si bien hay ocasiones en las que el odio es apropiado, el amor es la característica que define a los verdaderos creyentes (Juan 13:34–35). Jesús nos llama a amar en Sus dos mandatos más grandes: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” y “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37, 39). Además, nos pide que amemos a nuestros enemigos y oremos por aquellos que nos persiguen (Mateo 5:43–44).

Las Escrituras están llenas de ejemplos de “tiempo de amar“. Amamos porque Cristo nos amó primero (1 Juan 4:7, 19; Romanos 5:8). Incluso nuestra capacidad de amar proviene de Él (Gálatas 2:20). Cuando alimentamos a los hambrientos, cuidamos a los pobres y necesitados, visitamos a los enfermos y a los que están en la cárcel, no solo amamos y cuidamos a las personas, sino que, en última instancia, estamos sirviendo a Jesucristo mismo (Mateo 25:34–46). Los creyentes deben amarse “los unos a los otros con amor fraternal” (Romanos 12:10), servirse los unos a los otros (Juan 13:1–17) y vivir en unidad con la misma actitud y humildad que Cristo (Filipenses 2:1–4). Todo lo que hacemos debe ser hecho con amor (1 Corintios 16:14).

La reflexión de Salomón sobre un “tiempo de amar, y tiempo de aborrecer” también es un excelente recordatorio para amar a los pecadores mientras odia sus pecados. Dios logra esto perfectamente, pero ¿cómo amamos a los pecadores en nuestra imperfección humana como Dios los ama, en santidad y sin malicia? Los amamos al compartir la verdad del mensaje del evangelio con ellos para que puedan encontrar el perdón y la libertad del pecado en Jesucristo. Amamos a los pecadores mostrándoles amabilidad, aceptación y respeto incluso cuando desaprobamos su comportamiento. Odiamos el pecado al no excusarlo, ignorarlo o participar en él.

PARA MAYOR ESTUDIO: Eclesiastés: Comentario de Baker sobre la sabiduría y los salmos del Antiguo Testamento por Craig Bartholomew
Foto: Hassan OUAJBIR

About the author

miComunidad.com es un ministerio de siervos dedicados y capacitados que desean ayudar a otros en su comprensión de Dios, las Escrituras, la salvación y otros temas espirituales. Somos cristianos, protestantes, evangélicos, teológicamente conservadores y no confesionales. Nos vemos a nosotros mismos como un ministerio para eclesiástico, que acompaña a la iglesia para ayudar a las personas a encontrar respuestas a sus preguntas relacionadas con la espiritualidad.

Leave a Reply

You may also like

Salmo 69:28 ¿Se pueden borrar los nombres del libro de la vida?

Salmo 69:28 ¿Se pueden borrar los nombres del