¿Cuánto de la Biblia es profecía?

0
23
¿Cuánto de la Biblia es profecía?
¿Cuánto de la Biblia es profecía?
¿Cuánto de la Biblia es profecía?

(miComunidad.com) ¿Cuánto de la Biblia es profecía? La profecía representa una parte importante de todo el canon de las Escrituras. Numerosos libros del Antiguo Testamento contienen profecías; algunos incluyen declaraciones breves sobre el futuro y otros presentan visiones proféticas completas. En el Nuevo Testamento, casi todos los libros contienen alguna profecía, y el Apocalipsis está totalmente dedicado a una visión profética.

Según un recuento, alrededor del 27 por ciento de la Biblia es predictiva (Payne, J. B., The Encyclopedia of Biblical Prophecy, Baker Pub. Group, 1980, p. 675). Esto significa que, cuando se escribió, más de una cuarta parte de la Biblia, más de uno de cada cuatro versículos, era profética. El profesor y teólogo J. Barton Payne enumera 1.817 profecías en la Biblia (ibid., P. 674). La relación constante de profecía en la Biblia es asombrosa; además de eso, está la asombrosa precisión de esas detalladas profecías.

Al menos la mitad de todas las predicciones bíblicas ya se han cumplido precisamente como Dios había declarado. Debido a la fidelidad de Dios en el cumplimiento de estas profecías, podemos estar seguros de que cumplirá sin falta el resto de las profecías de las Escrituras (véase Números 23:19).

La profecía en la Biblia se puede dividir en dos grandes grupos: cumplida y aún no cumplida. Algunos ejemplos de estos grupos generalizados incluyen los siguientes:

Profecías cumplidas:

  • La primera venida de Cristo (por ejemplo, Deuteronomio 18:15-19; Números 24:17; Daniel 9:25-26; Miqueas 5:2).
  • Jesús como el Salvador de la humanidad (por ejemplo, Génesis 3:15; Isaías 53:4-5).
  • Profecías sobre personas individuales, como la condenación de Jezabel (2 Reyes 9:10).
  •  Profecías sobre Israel, como en el caso del exilio de Israel a Babilonia (2 Reyes 20:18; Jeremías 34:3).
  • La destrucción del templo, que ocurrió en el año 70 d. C. (Mateo 24:1-2).
  • Las profecías de Daniel sobre el surgimiento y la caída de muchos reinos (Daniel 7:2–6, 16).

Profecías que aún deben cumplirse:

  • La segunda venida de Cristo (Zacarías 14:3-4; Mateo 24:44; Hechos 1:10-11; Apocalipsis 1:7).
  •  El rapto de la iglesia (1 Tesalonicenses 4:16-17).
  • La tribulación (Daniel 9:27; Mateo 24:15-22).
  • Las resurrecciones de los salvos y los no salvos (Daniel 12:1-3; 1 Corintios 15:20-23; Apocalipsis 20:11-15).
  • El reinado milenial de Cristo (Salmo 72:7-11; Zacarías 2:10-11; Apocalipsis 20:4).
  • La restauración de Israel (Jeremías 31:31–37; Romanos 11:26–27).
  • Los cielos y la tierra nuevos (Isaías 65:17; 2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21:1).

Algunas profecías tienen un doble cumplimiento, uno más cercano al tiempo del profeta y otro más en el futuro. Vemos esto en Isaías 7:14, por ejemplo. El nacimiento de un niño fue una señal para el rey Acaz, pero la profecía también apuntaba hacia el nacimiento virginal de Jesús (Mateo 1:22–23). Algunos interpretan que la explicación de Jesús de las señales del fin de los tiempos se cumplió en algún sentido en el año 70 d.C. pero que también indica un cumplimiento futuro y más completo durante la tribulación de los últimos tiempos.

Otras profecías se han cumplido parcialmente y están a la espera de cumplirse por completo. Un ejemplo de esto se encuentra en la cita de Jesús de Isaías 61:1–2, en la que declara el cumplimiento de la profecía de Isaías. En la sinagoga, Jesús leyó del rollo: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18-19). Luego se proclamó a sí mismo como el cumplimiento de esa profecía. Pero había dejado de leer en medio de Isaías 61:2. La razón es simple: la primera parte de ese versículo fue cumplida por Cristo en Su primera venida, pero la segunda mitad, concerniente al “día de la venganza de nuestro Dios”, no lo fue. El Día del Señor aún debe cumplirse en el futuro.

La cantidad de profecía en la Biblia es una de las cosas que la hace única entre los libros religiosos. No hay absolutamente ningún énfasis en la profecía predictiva en el Corán o en los Vedas hindúes, por ejemplo. En contraste, la Biblia señala repetidamente el cumplimiento de la profecía como prueba directa de que es Dios quien habla (ver Deuteronomio 18:22; 1 Reyes 22:28; Jeremías 28:9). Dada la omnisciencia de Dios, no debería sorprendernos que la Biblia contenga tantas predicciones claras o que esas predicciones se cumplan literalmente: “Yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho” (Isaías 46:9–10).

Recursos recomendados: Understanding End Times Prophecy by Paul Benware