¿Cuál es el significado del árbol de la vida?

0
0

(miComunidad.com) ¿Cuál es el significado del árbol de la vida? El árbol de la vida, mencionado en los libros de Génesis y Apocalipsis, es un árbol vivificante creado para mejorar y sustentar perpetuamente la vida física de la humanidad. El árbol fue plantado por Dios en el Jardín del Edén: “Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal” (Génesis 2:9). El árbol de la vida ubicado en el centro habría sido fácilmente accesible para Adán y Eva desde cualquier punto del jardín.

¿Cuál es el significado del árbol de la vida?
¿Cuál es el significado del árbol de la vida?

Más detalles sobre el árbol de la vida vienen después del pecado de Adán y Eva: “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre” (Génesis 3:22). En su desobediencia, Adam perdió su vida eterna. El árbol de la vida en el Edén debe haber tenido algún papel que desempeñar en el mantenimiento de la vida de Adán y Eva (y posiblemente de los animales). Adán “viviría para siempre“, incluso en su condición caída, si hubiera comido el árbol de la vida después de su pecado. Dios colocó un querubín que empuñaba una espada a la entrada del jardín específicamente “para guardar el camino del árbol de la vida” (versículo 24). Parece que el acceso al árbol de la vida habría prolongado la vida física de Adán indefinidamente, condenándolo a una eternidad en un mundo maldito.

Fue una misericordia que Dios nos alejara del árbol de la vida. Al impedir el acceso al árbol de la vida, Dios mostró compasión en Su omnisciencia. Sabiendo que, debido al pecado, la vida terrenal estaría llena de dolor y trabajo, Dios limitó en su gracia el número de años que vivirían los hombres. Vivir eternamente en un estado pecaminoso significaría una agonía sin fin para la humanidad, sin esperanza del alivio que viene con la muerte. Al limitar nuestra vida, Dios nos da tiempo suficiente para llegar a conocerlo a Él y su provisión para la vida eterna a través de Cristo, pero nos ahorra la miseria de una existencia sin fin en una condición pecaminosa.

En su gran amor, Dios proporcionó a Uno que redimiría a la humanidad caída. A través de un hombre, Adán, el pecado entró en el mundo, pero a través de otro hombre, Jesucristo, la redención mediante el perdón del pecado está disponible para todos (Romanos 5:17). Aquellos que se acojan al sacrificio de Cristo en la cruz resucitarán para ver de nuevo el árbol de la vida, ya que se encuentra en medio de la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén, donde “produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones” (Apocalipsis 22:2). En el estado eterno, la maldición dejará de existir (versículo 3), se restablecerá el acceso al árbol de la vida y las tinieblas desaparecerán para siempre (versículo 5). El Edén será restaurado.

Recurso recomendado: Basic Theology by Charles Ryrie