VIDEO: Ecuatorianos piden oraciones y ayuda tras el terremoto


VIDEO: Ecuatorianos piden oraciones y ayuda tras el terremoto(miComunidad.com) Ecuador sigue de luto tras el terremoto de 7,8 que causó la muerte de cientos de personas y miles de heridos. Los residentes piden oraciones y ayuda ante la necesidad que enfrentan.

El ejército y equipos de búsqueda y rescate se movieron a la costa norte del país para atender a los sobrevivientes. A muchos pueblos remotos la ayuda tardó en llegar y la comida y el agua escaseaban.

El Gobierno de Ecuador envió 14 mil soldados a las áreas más golpeadas por el terremoto. Deben ir por avión pues las carreteras quedaron destrozadas. Ellos llevaron agua y equipos para sacar a los que quedaron enterrados.

El coronel retirado Roberto Carchi Coloma del ejército de Ecuador, es un capellán voluntario.

“Cierren sus ojos por favor, vamos a hacer una oración. Bendice los pilotos, conduce Señor amado esta nave. En el poderoso nombre de Jesús, te doy gracias Señor. Amén”, dice Roberto Carchi, capellán voluntario.

El pueblo de Portoviejo está cerca del epicentro. Allí hay miles de personas durmiendo en las calles por temor a las réplicas. Ellos tienen miedo de dormir adentro de sus casas.

Nancy Zambrano y su familia están aprovechando éste lugar seguro para dormir.

“Allá no hay luz, no hay agua. Se están acabando los alimentos. Y la gente llora bastante porque todo se está acabando. Hay muchas personas muertas, atrapadas todavía en los edificios, que están sepultadas. Sentimos mucho temor, aunque tenemos que ir por vestimenta”, indica Nancy Zambrano.

“En el momento en que terminó el terremoto, en lo primero que pensé fue en mi familia”, comenta Mario Zambrano.

Mario Zambrano estaba trabajando cuando golpeó el terremoto.

“Salí corriendo, salí en bicicleta de mi trabajo hacia mi casa que son alrededor de 15 minutos. Fueron 15 minutos de oscuridad, de devastación. Los edificios caían, había mucha gente gritando, vehículos chocados, gente desesperada, gente atrapada en los balcones, gritando, pidiendo ayuda. Fueron unos momentos muy desesperantes. Mientras yo viajaba hacia mi casa, yo pensaba las cosas peores que se puede imaginar una persona. Yo pensaba que la casa les había caído encima, que habían muerto, pensaba en mi hijo. Y bueno, gracias a Dios cuando ya llegué a mi casa vi afuera a mi esposa, mi mamá y las llamé de lejos, y le di muchas gracias a Dios porque estaban bien, porque me permitió reunirme de nuevo con ellos”, relata.

Nancy tiene un importante mensaje para los hermanos cristianos en otros países.

“Por favor oren, oren y ayúdennos con alimentos, con agua, ayuden a las personas de mi país”, concluye Nancy.

Fuente: MundoCristiano.tv

Facebook Comments


Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.