Tres Doctors piensan que se debe hacer para los niños que piensan ser transgénero

En un panel de discusión en The Heritage Foundation, los médicos afirmaron que la ideología transgénero que permea a la sociedad actualmente perjudica a los niños y compromete la investigación científica.

0

Tres Doctors piensan que se debe hacer para los niños que piensan ser transgénero
Tres Doctors piensan que se debe hacer para los niños que piensan ser transgénero

(miComunidad.com) Tres médicos, especialistas en pediatría, biología y psiquiatría, están criticando lo que afirman ser una confianza en emociones planteada por encima de hechos cuando se estudia y se trata de niños que piensan ser transgénero.

En un panel de discusión en The Heritage Foundation, los médicos afirmaron que la ideología transgénero que permea a la sociedad actualmente perjudica a los niños y compromete la investigación científica.

Ryan Anderson, investigador de “Principios y Políticas Públicas” de The Heritage Foundation, fue el mediador de un extenso debate con los doctores Michelle Cretella, Paul Hruz y Allan Josephson.

Cretella es la presidenta del American College of Pediatricians, con sede en Florida. Ella destacó lo que determina el sexo de un niño. “El sexo biológico no es atribuido”, aseguró. “Él es determinado por nuestro ADN en el momento de la concepción, y está en cada célula de nuestro cuerpo. Esto se resume a los cromosomas: si una persona tiene un cromosoma Y, es un niño; si no tiene, es una niña”.

La pediatra destacó que los “pensamientos y sentimientos no se programan antes del nacimiento.

Se desarrollan a lo largo del tiempo”. Recordó además que no existen exámenes científicos o evidencias biológicas que puedan afirmar el género “escogido” por una persona. Para ilustrar sus argumentos, ella contó un caso real.

Hace diez años, narró Cretella, ella atendió a un paciente llamado “Andy”, que decía ser transgénero: “Entre los 3 y 5 años de edad, el pequeño Andy jugó cada vez más con juguetes de niñas. Aquellos juguetes típicamente femeninos. Él de hecho hacía amistad con las niñas con mayor facilidad, y comenzó a decir a sus padres ‘mamá, papá, yo soy una niña’.

Como profesional, la opción de Cretella fue encaminar a los padres de Andy a un terapeuta, para poder observar las dinámicas familiares detrás de las circunstancias. “Durante una sesión, ellos tuvieron una revelación”, cuenta. “Andy sostenía un camión y una muñeca Barbie. Cuando colocó el camión de lado, miró a sus padres y le dijo: ‘mamá, papá, no me amas cuando soy un niño’. Fue a partir de ahí que el terapeuta tenía algo para trabajar.

La hermana de Andy, que era portadora de necesidades especiales, nació cuando tenía tres años de edad. Los padres acabaron dando más atención a ella por qué ella demandaba eso. Andy pensaba que ellos simplemente preferían a su hermana y que él necesitaba ser una niña para que sus padres lo amaran.

Enfocando la terapia en las dinámicas familiares, Andy progresó en su tratamiento. “El próximo año, el trabajo terapéutico era lo que alivió Andy de la disforia de género”, dijo Cretella. “Él ya no tenía una necesidad psicológica de ser del sexo opuesto para sentirse amado. Un año después de aquella sesión Andy estaba feliz, sano y se identificaba como niño.

Entonces Cretella hizo un paralelo, insistiendo que Andy no recibiría ese mismo trato hoy. “Actualmente, el pediatra habría encaminado a Andy ya la familia a especialistas en género o a una clínica especializada en género”, aseveró

Punto de vista de la psiquiatría

Josephson, profesor y jefe de la División de Psiquiatría Infantil y Adolescente en la Universidad de Louisville, Kentucky, clasifica la actual revolución transgénero de “un fenómeno social-cultural-psicológico”, pero dejó claro que se trata de un “fenómeno negligente, que descuida las necesidades de desarrollo de los niños.

Según Josephson, los niños pequeños no tienen la capacidad de tomar decisiones sobre la identidad sexual, al igual que no tienen la capacidad de conducir un carro o elegir dormir a la hora correcta. El médico insiste en que es obligación de los padres ayudar a sus hijos a aprender estas cosas durante su desarrollo.

Cuando los padres no toman actitudes en el proceso de toma de decisiones de sus hijos, principalmente en lo que se refiere a la identidad sexual, el desarrollo de los niños es perjudicado, aseguró. “Por supuesto que usted puede apoyar y amar a sus hijos”, dijo. “Pero no apoye una idea equivocada”.

Punto de vista de la biología

Hruz, profesor asociado de pediatría, endocrinología, biología celular y fisiología en la Universidad de Washington, en Saint Louis, destacó los problemas psicológicos que las personas transgénero enfrentan. Esto incluye depresión y ansiedad, y pueden tener consecuencias negativas, como el abuso de sustancias químicas.

“Estos niños que tienen una identidad de género que no se alinea a su sexo realmente están sufriendo”, lamentó. El doctor Hruz puntuó que las directrices para el tratamiento de pacientes transgénero surgieron en los Países Bajos y se introdujeron en los Estados Unidos hace unos diez años, de donde se han vuelto casi normativas en los otros países.

Antes de eso, recuerda, la identidad transgénero era considerada una cuestión psicológica. Hoy, los médicos sugieren usar bloqueadores de pubertad y terapia hormonal en los pacientes que sufren de disforia de género.

Los estudios sobre los efectos de estas nuevas directrices, pero, de acuerdo con Hruz, no pudieron causar un cambio drástico en el enfoque escogido por los médicos que tratan problemas de identidad de género.

“No hay directrices bien establecidas para el tratamiento, por lo que las evidencias detrás de este nuevo paradigma de tratamiento son casi inexistentes.

Ciencia X preconcepto

En la parte del panel donde los médicos respondían preguntas, Zack Ford, el editor de temáticas LGBTQ del sitio izquierdista ThinkProgress, preguntó si alguien debería creer que ellos se preocupaban por el bien de los niños cuando sus puntos de vista sobre el tema se mostraban “en griterío contraste con grandes organizaciones médicas “y reflejaban” un preconcepto claro contra las personas trans”.

Ford agregó que estudios concluyen que cuando los padres apoyan el género escogido por el niño, alivian cualquier estrés emocional que pueda tener durante la transición. La respuesta de Cretella inició con la consideración sobre el uso de bloqueadores de pubertad, lo que equivale a tratar la biología del niño como una enfermedad que necesita ser combatida. Después, apuntó fallas conocidas en esos estudios a los que Ford se refirió. En primer lugar, estos estudios presuponen que afirmar una idea falsa -la identidad de género- es algo saludable para un individuo. En segundo lugar, subrayó que estos estudios fueron pequeños y de corto plazo.

Otro aspecto relevante es que el grupo de control de niños mentalmente sanos eran hermanos de los niños transgénero. En un correo electrónico a The Daily Signal, Cretella profundizó la cuestión:

“Hermanos no trans tienen un índice más alto de disturbios mentales comparado con la población en general. Un grupo de control auténtico debería reunir a niños que viven en estructuras familiares similares, sin ningún individuo que se identifique como transgénero. En cuarto lugar, recordó, que en esos estudios eran los padres evaluando la salud mental de los niños, no científicos.

Hruz respondió a Ford que los científicos objetivos observan las hipótesis de un problema y buscan encontrar la mejor conclusión. Ellos no son “tendenciosos” al apuntar una respuesta preferida sin analizar todas las alternativas.

Cuando Ford mencionó que los niños transgéneros tienen “alivio de estrés” en los casos en que los padres apoyan su elección de género, Josephson simplemente dijo que los estudios mencionados por Ford fracasan porque sólo consideran el alivio temporal del niño y no analizan los efectos a largo plazo del problema.

Video Ingles:

Fuente: Daily Signal | NoticiaCristiana

Facebook Comments

0