¿Qué es resucitar?

La resurrección de Jesús no es sólo una victoria sobre la muerte biológica sino sobre la Muerte global con mayúsculas y sobre el príncipe de las tinieblas.


¿Qué es resucitar?(miComunidad.com) Resucitar no es salir de un sepulcro. La piedra circular no fue movida para que Jesús saliera de allí sino para que las mujeres y todos los demás pudieran ver que su maestro no estaba dentro. El cuerpo glorificado del Hijo de Dios no necesitaba rodar la piedra para salir. Podía perfectamente atravesar la roca y las paredes de las habitaciones humanas.

Más que resucitar de la tumba, lo hizo de entre los muertos. En realidad, lo que Jesús atravesó no fue una simple roca caliza sino la puerta de los infiernos y salió victorioso. Cristo venció la muerte en su seno, en su mismo terreno. Venció la muerte por la muerte. Por eso Juan podrá escribir en su visión del Hijo del Hombre: Yo soy el primero y el último y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades (Ap. 1: 17-18).

Semejante perspectiva aleja el peligro de entender su resurrección como una simple revivificación parecida a la de Lázaro. Lo que le ocurrió al Señor fue una resurrección de los infiernos. Pasó del Hades al cielo, de este mundo de muerte al Padre que es fuente de toda vida. La resurrección no es, por tanto, el paso de la tumba a la tierra, incluso aunque se den las apariciones posteriores, sino un acto de Dios que arranca a Cristo de la muerte total (metafísica o teológica). No es sólo una victoria sobre la muerte biológica sino sobre la Muerte global con mayúsculas y sobre el príncipe de las tinieblas.

El auténtico drama de los infiernos no es sólo, como creían los griegos, el ser olvidado por los humanos al atravesar el mítico río Leteo del olvido y beber sus aguas, sino en ser separado de Dios. La Buena Nueva de la resurrección de Jesús consiste en decirle al ser humano que ya ha sido salvado de tal situación y que, si se abre a la fe, ya no vivirá jamás separado de su creador.

En Israel pueden verse todavía huertos antiguos con tumbas excavadas en la roca, similares a la de Jesús, como esta que fotografié en Nazaret.

Fuente: protestantedigital
AUTOR Antonio Cruz


Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.