¿Por qué las iglesias dejaron de predicar la segunda venida de Cristo?

Pastor Renato Vargens utilizó su blog para decir que en su infancia y adolescencia “era muy común que los pastores e iglesias predicaran sobre el regreso de Cristo”, pero con el “advenimiento del tercer milenio, la mayoría de los ministros […] se detuvo a tratar efectivamente esta verdad bíblica”.


¿Por qué las iglesias dejaron de predicar la segunda venida de Cristo?(miComunidad.com) BRASIL.- “¿Por qué estás mirando al cielo? Este mismo Jesús, que de entre ustedes fue elevado a los cielos, volverá de la misma forma como lo vieron subir (Hechos 1: 9-11). La predicación de que Cristo volverá desapareció de los púlpitos de las iglesias evangélicas contemporáneas, y ese comportamiento despertó la preocupación en un pastor brasileño, que enumeró cuatro motivos principales para ese cambio.

Pastor Renato Vargens utilizó su blog para decir que en su infancia y adolescencia “era muy común que los pastores e iglesias predicaran sobre el regreso de Cristo”, pero con el “advenimiento del tercer milenio, la mayoría de los ministros […] se detuvo a tratar efectivamente esta verdad bíblica”.

“¿Por qué las iglesias dejaron de tratar esta enseñanza bíblica? Sin querer ser simplista, creo que hay al menos cuatro motivos de porqué la iglesia no habla más de la segunda venida  de Jesús en sus púlpitos”, ponderó el pastor.

Echa un vistazo a la lista de razones que Renato Vargens ve a la formación de la situación actual:

Los mensajes en las iglesias están mucho más enfocados en el aquí y ahora que en la eternidad, lo que se debe en parte a la teología de la prosperidad, que al ser predicada y defendida por los pastores ha interiorizado en el oyente la esperanza de que una vida de alegría y plenitud se encuentra en esa tierra donde el creyente en Jesús puede disfrutar de prosperidad y bendiciones materiales.

En segundo lugar, el secularismo, que se introdujo a los púlpitos de las iglesias evangélicas está llevando buena parte de los pastores a sustituir predicaciones que tratan cuestiones escatológicas por mensajes relacionados con una vida de éxito en ese mundo;

En tercer lugar el hedonismo. Esta es quizás una de las más fuertes características de una iglesia que dejó de predicar sobre la segunda venida de Cristo, porque, debido al antropocentrismo reinante en los púlpitos, Cristo fue cambiado por la satisfacción humana lo que se hace perceptible por el énfasis de las predicaciones donde el foco está en el placer y la alegría del fiel.

4) En último lugar, el desconocimiento bíblico de esta doctrina. Lamentablemente, la mayoría de los pastores desconocen las principales doctrinas de las Escrituras. En realidad, ¿cómo pueden enseñar lo que no entienden? Las estadísticas por ejemplo afirman que el 50,6% de los pastores nunca leyeron toda la Biblia. Ahora bien, si no leen van a predicar ¿qué? Nada, ¿no es así?

El pastor aún añadió a su reflexión cuatro pasajes bíblicos que evidencian que “nuestro Señor prometió que volverá y eso se dará pronto”:

“Habiendo dicho esto, fue elevado a las alturas mientras ellos miraban, y una nube lo encubrió de su vista. Y ellos se quedaron con los ojos fijos en el cielo mientras él subía. De repente surgieron ante ellos dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: “Galileos, ¿por qué ustedes están mirando al cielo? Este mismo Jesús, que entre ustedes ha sido elevado a los cielos, volverá de la misma forma como lo vieron subir “(Hechos 1: 9-11).

“Porque, dada la orden, con la voz del arcángel y el resonar de la trompeta de Dios, el propio Señor descenderá de los cielos, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Después, los que estamos vivos, seremos arrebatados con ellos en las nubes, para el encuentro con el Señor en los aires. Y así estaremos con el Señor para siempre” (1 Tesalonicenses 4: 16-17).

“De la misma manera, como el hombre está destinado a morir una sola vez y después de eso enfrentar el juicio, así también Cristo fue ofrecido en sacrificio una sola vez, para quitar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, no para quitar el pecado, sino para traer salvación a los que le aguardan “(Hebreos 9: 27-28);

“En cuanto al día y la hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. Pero como los días de Noé, así será el Hijo del hombre venir. En los días anteriores al diluvio, el pueblo vivía comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; y ellos no percibieron, hasta que vino el Diluvio y los llevó a todos. Así sucederá en la venida del Hijo del hombre”, (Mateo 24: 36-39).

Fuente: Renato Vargens

Facebook Comments


Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.