Fidel Castro se fue, pero los cubanos siguen arriesgando todo por la libertad

Es un pequeño recordatorio del país y la cultura que estos hombres dejaron atrás en busca de una vida mejor.

Fidel Castro se fue, pero los cubanos siguen arriesgando todo por la libertad(miComunidad.com) MIAMI – Domino Park en el barrio de Little Havana o Pequeña Habana, en Miami, es donde un grupo de hombres viene cada día a jugar dominó y contar historias. Y aunque se trata de Estados Unidos, se podría parecer que se encuentran al mucho más al sur, en Cuba.

Es un pequeño recordatorio del país y la cultura que estos hombres dejaron atrás en busca de una vida mejor.

Más de 1,5 millones de cubanos han huido de la isla desde 1959 buscando asilo político o escapando de la pobreza extrema. La mayoría vive en Miami, donde aman su café cortadito tanto como odian al dictador que los expulsó.

Ahora Fidel Castro se ha ido, pero su legado permanece.

“Mi padre que es sabio a los 90 años, casi 91 años de edad, no era celebrar porque temía que sería un negocio como de costumbre”, dijo el doctor Moe Varelas, un inmigrante cubano. “Pero, ¿qué pasa con aquellas familias que han sido lastimadas? No nos olvidamos de los miembros de su familia que fueron asesinados, de los perseguidos, de los que fueron encarcelados y de otros durante mucho más tiempo… que todavía no tienen el derecho, en Cuba, para hablar en contra del gobierno, que no tienen opciones de ningún cambio en el gobierno, e incluso la expresión religiosa sigue siendo monitoreada, así que con ese grado de censura es difícil estar entusiasmado con cualquier cambio”, dijo.

Su padre, Moisés, era un pastor en Cuba que fue arrestado en los años 60 por predicar el evangelio.

“Había muchos, no sabemos cuántos, en muchos lugares los enviaron al pelotón de fusilamiento, y los mataron”, dijo Moisés Varelas.

“Tuvimos que cortar la caña de azúcar, lo hicieron para causar problemas a los cristianos, para que no pudiéramos hacer nuestro trabajo por el evangelio”, mencionó al recordar que fueron enviados a realizar trabajos forzados.

“Sólo querían que pudiéramos predicar en nuestros santuarios, no en el campo, y dijeron que engañábamos al pueblo”, continuó.

Varelas y su familia decidieron unirse a más de 300.000 cubanos que vinieron por los Freedom Flights que tuvieron lugar en los años 60 y 70.

“No quería salir de Cuba, pero al final algunos hermanos de la iglesia dijeron, ‘Pastor, es mejor que vayas porque otros pueden tomar tu lugar porque tienes cuatro hijos’, dijo Varelas.

Siguió predicando una vez que llegó a los Estados Unidos, y como Varelas entra en su décima década, todavía no se ha detenido.

“Seguiré trayendo la Palabra de Dios hasta el final de mi vida, porque Dios no me llamó por un día o un año, sino por toda mi vida, yo soy de Dios. Yo le pertenezco”, dijo Varelas a CBN News.

En los últimos dos años, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba no ha hecho nada para detener la marea de migrantes cubanos a Estados Unidos. De 10.000 en 2008 a casi 50.000 en 2016, los números no han disminuido con la muerte del ex dictador.

La ruta preferida que muchos migrantes usan estos días es a través de Centroamérica. Los cubanos vuelan a Ecuador y luego hacen su camino hacia el norte hasta la brecha de Darien, un tramo de 50 millas de selva indómita en la frontera de Panamá con Colombia. Aquí es donde los cubanos se enfrentan a lo que para muchos será el desafío más peligroso de sus vidas.

Muchos hacen su camino a través de la densa selva tropical durante nueve días sólidos, sin comida para comer, sólo el agua de los arroyos para beber y sólo la ropa en la espalda. Los cubanos que están viniendo a través de la selva de Darien están haciendo esto cada día y lo hacen por una razón solamente – porque desean desesperadamente la libertad que la mayoría de los americanos dan por sentado.

“Vendí la casa de mi hija para venir”, dijo Miriam Alfonso, refugiada cubana de 51 años.

Alfonso apenas sobrevivió al viaje. Hablamos con ella el día después de que salió de la selva.

“Si lo hice a través de la jungla fue pensando en mi hija”, dijo. -Porque si no hubiera muerto, fue terrible.

Pero Alfonso no soportó este arduo viaje sólo para mejorar su situación económica.

“Lo llaman el sueño americano, pero para mí no es eso, para mí es la libertad que tienes en tu casa, que puedes hablar, hacer y decir lo que piensas”, dijo.

Optimismo cauteloso para una Cuba mejor

Hector Betancourt, de 56 años, está de acuerdo.

“Los Estados Unidos, para nosotros los cubanos, es un país de libertad, dejar atrás a mis hijas, a mis nietos, a una madre… es difícil… Ahora, en este momento es la única oportunidad que tenemos para poder salir de Cuba y dejar atrás el régimen de Castro”, dijo.

Estos nuevos migrantes se unieron a los viejos para celebrar la noticia del fallecimiento de Fidel Castro, y todos son cautelosamente optimistas.

“No celebramos la muerte de ningún hombre, pero … celebraré cuando haya un cambio real en Cuba, cuando haya verdadera libertad en Cuba, nos encantaría ver una forma democrática de gobierno, y luego podremos celebrar”, dijo Moe Varelas.

Su padre advirtió que Cuba todavía necesita mucha ayuda y oración.

“Cuba todavía está sufriendo, tenemos que seguir orando por Cuba, porque en realidad no sabemos cómo saldrá todo”, expresó.

Fuente: MundoCristiano

Facebook Comments