Estatua de José en Egipto comprueba el éxodo judío

Cada año, millones de turistas de todo el mundo visitan las márgenes arenosas del Mar Rojo, para ver dónde Moisés pasó cuando sacaba al pueblo israelí de la esclavitud en Egipto.

0

Estatua de José en Egipto comprueba el éxodo judío
Estatua de José en Egipto comprueba el éxodo judío

(miComunidad.com) EGIPTO.- Cada año, millones de turistas de todo el mundo visitan las márgenes arenosas del Mar Rojo, para ver dónde Moisés pasó cuando sacaba al pueblo israelí de la esclavitud en Egipto.

Aunque los arqueólogos modernos insisten en que los relatos bíblicos no pueden ser probados, un descubrimiento reciente puede cambiar ese cuadro. Después de años de investigaciones, el cineasta Timothy Mahoney y su equipo de investigadores revelaron algo que pueden confirmar los acontecimientos del Libro de Éxodo, incluyendo una estatua que puede ser la de José.

En una entrevista con WND, Mahoney explica que grabó el documental: “Los patrones de prueba: El Éxodo” y también publicó un libro sobre su viaje arqueológico. “Hace doce años, empecé una aventura, una búsqueda por el camino del Éxodo”, recuerda el cineasta. “Yo quería mostrarlo todo. Pero cuando llegué a Egipto y conversé con egiptólogos y estudiosos, acabé oyendo de uno de ellos: ¿No sabes que el Éxodo nunca sucedió? No hay pruebas de ello “, relata.

Incluso convencido de que la Biblia es verdadera, Mahoney volvió a Estados Unidos con una “semilla de duda” creciendo en su mente.

En busca de otros estudiosos, acabó oyendo de un egiptólogo que la arqueología moderna ha buscado a Moisés en los lugares equivocados y en el período de tiempo equivocado.

Según Mahoney, la mayoría de los arqueólogos insiste en que el Éxodo se produjo en la época del faraón Ramsés, por que el texto bíblico afirma que los israelitas fueron parte de la construcción de la ciudad de Ramsés [Éx 1:11]. “Sin embargo, se sabe que Ramsés vivió cerca del año 1250 a.C., pero no hay evidencias arqueológicas de esa historia en aquel período histórico”, destaca.

“Mis amigos arqueólogos me dijeron que cavara más profundo”, continuó. “Bajo la ciudad de Ramsés, había otra ciudad, mucho más antigua, llamada Avaris. Esta ciudad estaba llena de gente del pueblo semita. Ella fue una de las ciudades más grandes de su época. Allí creemos, pienso yo, los primeros israelitas. Este es el patrón que corresponde a la historia de la Biblia. No fue en la época del faraón Ramsés, pero es en el lugar donde Ramsés construyó su ciudad”.

Avaris venía siendo excavada hace décadas por el profesor Manfred Bietak, que encontró los restos de la estatua de dos metros en 1988. Bietak explica que la palabra “Avaris” no significa nada en egipcio. Pero el término “hebreo” en la lengua hebrea antigua es “Ivri”, mientras que “hombre” es “Ish”. En otras palabras, la palabra “Avaris” puede estar relacionada con “Ivri Ish”, o el “Hombre hebreo”, como José fue designado en Génesis 39:14.

Estatua de José

Una de las mayores sorpresas reveladas en el documental “Patterns of Evidence: Exodus” es el descubrimiento de la estatua de un líder semita en Egipto, un hombre que sólo podría ser el José de la Biblia. Ella está en el sitio arqueológico de Tell el-Daba y su fecha es de aproximadamente 1770 a.C.

“La historia de José es sobre cómo un israelita se convirtió en un gran líder, el segundo más poderoso de Egipto”, recuerda Mahoney. “En Avaris, la arqueología muestra que había un pequeño grupo de personas del pueblo semita. Hay esa casa que es típica de la región de donde vinieron. Encima de esa casa, un palacio fue construido. Ellos tenían tumbas detrás de ese palacio. En este palacio había una estatua. Claramente era la tumba de un líder semita”, destacó.

“Lo interesante es esta estatua estar junto a una tumba en forma de pirámide, algo que sólo se le daba a los miembros de la realeza. ¿Por qué un semita tendría eso? “, Cuestiona el cineasta. “Bueno, eso coincide con la historia, este tipo de prestigio sólo José habría recibido”, cree.

Su equipo de investigadores descubrió otro paralelo con las Escrituras. “En la historia bíblica, José dijo que sus huesos debían ser sacados de allí cuando el pueblo saliera de Egipto. Cuando los arqueólogos descubrieron esta tumba (del líder semita), vieron algo muy inusual: no había huesos en esta tumba. Los huesos fueron retirados. Los ladrones de sepulturas nunca se llevan los huesos; sólo se llevan los bienes, los huesos no tienen valor”, cuenta Mahoney. El rostro de la estatua fue arrancado y hay marcas que intentaron derribarla. Esto puede ser un indicio de que su presencia irritaba a los egipcios, por motivos obvios.

La estatua, la tumba y las ruinas del castillo fueron ampliamente estudiadas por expertos. La revista Arqueología Biblia dedica un amplio espacio y la conclusión es la misma que Mahoney.

Importancia de las pruebas

El cineasta dice que no quería hacer un documental cristiano, pero algo que pudiera ayudar a la gente a entender mejor la Biblia. Su producción fue considerada por Normam Geisler y Joseph Holden – eruditos que ya escribieron muchos libros sobre el Antiguo Testamento – como un “divisor de aguas”.

Incluso estudiosos seculares, destaca Mahoney, dijeron que la película fue “una de las mejores que ellos ya vieron” sobre este tema, “aunque no concuerdan necesariamente con todo”.

El cineasta dice que la película retrata su búsqueda honesta por la verdad y permite a los creyentes tratar como preguntas difíciles sobre su fe.

“Es importante que [Éxodo] tenga una base histórica”, dijo Mahoney a la WND. “Si esa historia no es verdadera, si es sólo una alegoría, es un castillo de cartas. Todas las demás historias en la Biblia se construyen sobre estos relatos. Jesús habla de Moisés, el apóstol Pablo también. Si usted no tiene un Éxodo histórico, entonces ¿qué pasa con un Jesús histórico? Está todo conectado … he investigado durante 12 años con mi equipo, y encontramos evidencias para esa historia”, conmemora.

Fuente: WND, Bible Archaeology

Facebook Comments

0