El ejercicio es aconsejable después de un ataque cardíaco

Un nuevo estudio suizo realizado por el Centro de Rehabilitación Cardiaca de la Clínica Valmont-Genolier en Glion sur Montreux ha descubierto que cualquier programa de ejercicios puede mejorar el flujo de sangre después de un ataque cardíaco.


El ejercicio es aconsejable después de un ataque cardíaco(miComunidad.com) Pero ese beneficio no resulta más después de cuatro semanas de que se deja de hacer ejercicio. En este estudio se descubrió que en los pacientes, después de un ataque cardiaco, cualquier clase de ejercicio resultaba muy útil a la hora de corregir disfunciones vasculares, sin que se encontrara diferencia entre los ejercicios de resistencia, los aeróbicos o aquellos combinados.

Beneficios de caminar

Pero la mejoría en el flujo sanguíneo que se vio en los 209 sobrevivientes que participaron en este estudio, se perdía después de cuatro semanas de que no hicieran ninguna clase de ejercicio. Con esto se demuestra que esta clase de pacientes, debe mantenerse en un programa de entrenamiento constante para conservar los beneficios vasculares en esa clase de disfunciones.

Los participantes en estas pruebas se asignaron de forma aleatoria en ejercicios aeróbicos, ejercicios de resistencia, una combinación de entrenamiento aeróbico y de resistencia. Aquellos que hicieron ejercicio aeróbicos tuvieron cuatro sesiones a la semana, en las que se incluía un calentamiento de diez minutos, cuarenta minutos de bicicleta que incrementaba el ritmo cardiaco hasta el 75 por ciento del máximo y diez minutos de enfriamiento.

Los ejercicios de resistencia incluían cuatro sesiones a la semana de diez ejercicios con pesas y bandas de caucho, que duraban de entre 45 segundos y un minuto, con intervalos de recuperación de entre quince y treinta segundos. También en el estudio se dice que estos ejercicios ayudan a volver lento el proceso de la arteriosclerosis y evitar otros episodios cardíacos.

Actividades físicas para iniciar la rutina

Durante el primer mes después del infarto, y siempre que su cardiólogo no se lo prohíba expresamente, el mejor ejercicio es caminar. La primera semana debe ser una toma de contacto. A partir de la segunda semana, puede marcarse pequeños objetivos. Calcule cuál es la frecuencia de entrenamiento que le corresponde por su edad e intente conseguirla caminando deprisa. Puede que se fatigue al cabo de pocos minutos. No se preocupe, vuelva a caminar despacio, pero intente cada día conseguir un minuto más con la frecuencia de entrenamiento hasta llegar al mínimo de 20 minutos recomendados. Después, procure llegar hasta media hora, y si es posible, hasta la hora.

Recuerde que la opinión de su medico es la mas importante.

Facebook Comments


Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.