Donald Trump firma nuevo Decreto para frenar a los seguidores del Islam

El presidente Trump, firmó este lunes un nuevo decreto donde determina el bloqueo temporario al ingreso de los Estados Unidos para inmigrantes y refugiados de seis países de mayoría musulmana, informó la Casa Blanca.

Donald Trump firma nuevo Decreto para frenar a los seguidores del Islam(miComunidad.com) El presidente Trump, firmó este lunes un nuevo decreto donde determina el bloqueo temporario al ingreso de los Estados Unidos para inmigrantes y refugiados de seis países de mayoría musulmana, informó la Casa Blanca.

El decreto mantiene el bloqueo a personas provenientes de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Pero, aquellas personas que posean visas válidas y permisos de residencia podrán ingresar al país, informó el Gobierno.

Este lunes, al presentar la medida, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, explico que el decreto es “vital” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

“La orden ejecutiva firmada por el presidente para proteger la nación de la entrada de terroristas extranjeros es una medida vital para fortalecer nuestra seguridad nacional”, indico el jefe de la diplomacia estadounidense.

En enero, apenas una semana después de su investidura, Trump había firmado un decreto que cerraba temporariamente las fronteras del país a emigrantes y refugiados de siete países de mayoría musulmana, en una medida que desató una oleada global de indignación.

Pero, ese decreto terminó bloqueado por la justicia, y el gobierno desistió de iniciar una apelación para concentrarse en la redacción de una nueva orden ejecutiva.

Este nuevo decreto entrará en vigor el 16 de marzo e Irak quedó fuera de la lista.

Se trata de una de las más controvertidas promesas de campaña de Trump, de cerrar las fronteras del país al ingreso de potenciales “terroristas”.

Los principales puntos del nuevo decreto migratorio de Trump

Estados Unidos suspende por 90 días el ingreso de personas de seis países de mayoría musulmana: Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen. Este bloqueo se propone “permitir una revisión y establecimiento de estándares para prevenir la infiltración de terroristas o criminales por parte de extranjeros”.

En el decreto anterior, firmado en enero y bloqueado por la justicia, los ciudadanos de Siria quedaban excluidos por tiempo indeterminado. Ahora, son tratados de la misma forma que los refugiados de otros países.

En los Estados Unidos no se aceptaran a más que 50.000 refugiados al año fiscal de 2017, informó el Departamento de Seguridad Interna.

Irak era uno de los países afectados en el decreto original, aunque en la nueva versión resultó excluido de la lista porque “el gobierno iraquí adoptó medidas para proporcionar informaciones suplementarias sobre sus ciudadanos para ayudar en la toma de decisiones sobre la inmigración”, informó el Departamento de Seguridad Interna.

Irak también “tomo medidas para reforzar su cooperación con Estados Unidos en el examen de los ciudadanos iraquíes, y por lo tanto queda determinado que una suspensión temporaria no es necesaria”, alego ese Departamento.

La Casa Blanca niega de forma enfática que los decretos se propongan afectar específicamente a los musulmanes con ese decreto, y el gobierno afirma que se propone “proteger a Estados Unidos de países comprometidos con el terrorismo y asegura un proceso de examen más riguroso”.

El decreto “es una medida vital” para la seguridad estadounidense, recalco el secretario de Estado, Rex Tillerson.

Tres de los países comprendidos explícitamente en el decreto firmado este lunes están contemplados en la también polémica lista del Departamento de Estado sobre países que apoyan el terrorismo: Irán, Siria y Sudán. Los otros tres -Libia, Somalia y Yemen- fueron identificados por el anterior gobierno, de Barack Obama, como representando un riesgo.

Para justificar el decreto, el gobierno de Trump afirma que unas 300 personas que ingresaron a Estados Unidos como refugiadas son ahora objeto de investigaciones del FBI (la policía federal estadounidense) por sospechas de actividades relacionadas al terrorismo. Pero, se desconoce por el momento si esas personas provienen de alguno de los seis países afectados por el decreto.

Los viajantes que posean una visa válida a la fecha de entrada en vigor del decreto (el 16 de marzo) no serán afectados por la medida y podrán ingresar a Estados Unidos.

“Ninguna visa será revocada solamente sobre la base de este decreto”, precisaron autoridades. Las visas que habían sido suspendidas a causa del primer decreto ya habían sido restituidas a inicios de febrero, luego que la justicia estadounidense cancelara los efectos del decreto original.

El origen de una confusión mayúscula luego de la emisión del decreto original en enero, el estatuto permanente de los residentes poseedores de la famosa greencard (tarjeta verde) aunque sean originarios de uno de los países excluidos, no se verá afectado por el bloqueo.

Al mismo tiempo, las personas que sean originarias de los países afectados pero que también posean otra nacionalidad escapan del bloqueo si pueden exhibir un pasaporte válido de un país que no figure en la lista del decreto.

Primer intento

Trump había firmado apenas una semana luego de asumir el poder un decreto que impedía temporalmente el ingreso de todos los refugiados, inmigrantes o simples viajeros de esos siete países, una medida que provocó una oleada global de indignación.

El decreto englobaba a personas que poseían una visa válida para ingresar a Estados Unidos y tampoco lograba demostrar que migrantes provenientes de esos siete países podrían convertirse automáticamente en “terroristas”.

En consecuencia, la medida ejecutiva fue bloqueada por la justicia y el gobierno desistió de iniciar una apelación en un tribunal superior, con miras a redactar una nueva versión.

Este lunes, en declaraciones a la red de televisión FoxNews, Kellyanne Conway, asesora especial de Trump, anunció la firma “hoy, (de) un nuevo decreto”.

El texto, adelantó, entrará en vigencia el 16 de marzo, y en esta nueva versión Irak está fuera de la lista de países afectados.
“Irak ya no está en la lista a causa de sus mejoras en los procedimientos de verificación y de sus medidas de transmisión de información”, afirmo.

La asesora afirmo que los refugiados sirios serán ahora tratados como los demás refugiados.

En el decreto original que fue bloqueado por la justicia, Trump suspendía la entrada de todos los refugiados por 120 días, pero ese plazo era indefinido para aquellos provenientes de Siria.

En sus declaraciones a FoxNews, Conway aseguro que el nuevo documento dejará más claro quién quedará afectado por las medidas restrictivas.

El anuncio del nuevo decreto ayuda al gobierno a desviar la atención del más reciente escándalo político que estalló el sábado, cuando Trump acusó a su antecesor, Barack Obama, de ordenar la intervención de los teléfonos de sus oficinas en Nueva York durante la campaña electoral.

Las fechas clave del decreto

– La promulgación

El 27 de enero Donald Trump firma ante las cámaras de televisión el decreto “Protección de la nación contra la entrada de terroristas extranjeros a Estados Unidos”.

Este decreto bloquea la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana durante tres meses (Irán, Irak, Siria, Sudán, Libia, Somalia, Yemen) y de todos los refugiados durante cuatro meses.

– Confusión en los aeropuertos

La entrada en vigor del decreto, el 27 de enero por la noche, siembra la confusión en los aeropuertos donde se impide embarcar a centenares de pasajeros rumbo a Estados Unidos o son retenidos por los servicios estadounidenses de inmigración.

Manifestaciones de apoyo, sobre todo en el aeropuerto JFK de Nueva York, movilizan a miles de personas.

– Primer recurso ante la Justicia

El 28 de enero varias asociaciones estadounidenses de defensa de los derechos cívicos, entre ellas la poderosa Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), denuncian el decreto ante la justicia y consiguen que una jueza federal de Nueva York impida la expulsión de las personas detenidas en virtud de este decreto.

– Suspensión por un juez federal

El 3 de febrero James Robart, un juez federal de Seattle (Estado de Washington) emite una orden temporal que bloquea la aplicación del decreto en todo el territorio estadounidense.

Los ciudadanos de los siete países afectados y los refugiados con visado en regla pueden entrar en Estados Unidos de nuevo.

– Rechazo del recurso del Gobierno

El 5 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco rechaza la demanda de la administración Trump y rechaza establecer inmediatamente la aplicación del decreto migratorio.

– Audiencia del tribunal de apelaciones

El 7 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco examina el recurso del presidente Trump contra la suspensión de su decreto.

Los abogados de la administración Trump estiman que el texto contra la inmigración es un “ejercicio legal de la autoridad del presidente”.

– Suspensión mantenida

El 9 de febrero el tribunal de apelaciones de San Francisco mantiene la suspensión del decreto de inmigración que debería de ser presentado, de acuerdo a todo pronóstico, ante el Tribunal Supremo.

“Nos vemos en la Corte. La seguridad de nuestra nación está en juego”, reaccionó inmediatamente Donald Trump en Twitter.

– Nueva versión

El 6 de marzo Doanld Trump firma una nueva versión de su decreto, que recién entrará en vigor el 16 de marzo respectivamente.

Esta vez Irak no forma parte de los países objeto de una prohibición temporaria de ingreso a Estados Unidos. Quedan seis: Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen. Algunos aspectos de la aplicación precedente del decreto que habían suscitado confusión, como el estatus de los poseedores de la célebre tarjeta verde o los que tienen doble nacionalidad, quedan aclarados en la nueva versión, permitiéndoles la entrada al país.

Fuente: Nación

Facebook Comments