Diputados evangélicos luchan para evitar que saquen a Dios de Costa Rica

Diputados evangélicos luchan para evitar que saquen a Dios de Costa Rica(miComunidad.com) Un proyecto de ley que impulsa convertir a Costa Rica en un Estado laico, está generando contienda en el Congreso del país. Por su parte, el bloque evangélico lucha para no se saque a Dios del país.

Esta iniciativa fue presentada en el 2012, pero el Ejecutivo lo convocó recientemente.

Sus impulsores buscan eliminar la religión católica de la Constitución y de los juramentos que hacen los funcionarios públicos.

En una reciente sesión, el diputado cristiano Fabricio Alvarado, aclaró su punto de vista sobre el tema.

“Estamos de acuerdo con el diputado Otto Guevara que desde el punto de vista jurídico es inconveniente atribuir al estado una confesión religiosa determinada. Pero el diputado Guevara con base en ese mismo argumento, tampoco se puede decir que el estado es neutral, como lo indica el texto del expediente 18496 que usted actualmente promueve y defiende. Una cosa es un estado ajeno al reconocimiento de la plenitud de lo que implica la libertad religiosa y otra muy distinta es menoscabar este derecho fundamental con una reforma mal planteada”, dijo.

“Consideramos que lo ideal es que si se va a realizar algún cambio, sea para introducir mejoras al texto constitucional y no algo que se presenta como una amanpara para ocultar eventuales consecuencias derivadas de la mal llamada neutralidad estatal”, añadió.

Para Guevara, el Estado “como ficción jurídica no puede tener religión” e insistió en que esa reforma constitucional debe seguir adelante y aprobarse así como el juramento constitucional.

“Si alguien no cree en Dios, porque puede haber gente atea, la idea es que esas personas juren por lo más sagrado de sus convicciones y por la Patria, no por un Dios en el que no creen”, dijo.

Alvarado teme que de aprobarse el Estado Laico, la libertad religiosa y de culto se vean afectadas.

“Muchos de quienes hoy quieren un Estado Laico, lo visualizan como un estado donde personas como Abelino Esquivel, Mario Redondo, Gonzalo Ramírez o como Fabricio Alvarado (todos los anteriores son diputados evangélicos) no podríamos siquiera aspirar a ostentar un cargo público como el de diputado u ministro solo por el hecho de ser cristianos. Lo visualizan como un estado donde no se pueda visitar un hospital o una cárcel para ir a orar por quienes están allí. Lo visualizan como un estado donde no se pueda utilizar un parque porque es un bien público para hacer una actividad de índole religioso”, explica el mandatario.

“Basta con mirar en redes sociales cuando alguno de nosotros hace alguna intervención relacionada con la defensa de nuestros principios y valores, y ver comentarios como: ‘¡Estado laico ya!’ Como si la reforma al artículo 75 tuviera que ver con la presencia de diputados cristianos en la Asamblea Legislativa. Demostrando así, no solo la ignorancia sino la fuerte intolerancia existente en los grupos que promueven esta reforma y que muy en lo oculto podrían pretender no un Estado laico o dicho de mejor forma aconfesional, sino un estado anti-Dios, que todo lo que huela a Dios es mejor eliminarlo”, agregó.
El legislador Gonzalo Ramírez, concuerda con Alvarado.

“Tener un Estado laico sin que exista libertad religiosa es un riesgo. Me opongo a un Estado que saque a Dios de las escuelas, de los colegios y de las leyes”.

Mientras tanto, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, afirma que la reforma para hacer de Costa Rica un estado laico no está dentro de sus prioridades.

A mitad de año vence el plazo para discusión de la reforma, que declararía al país neutral en materia religiosa, según Telenoticias.

En América Latina, Costa Rica es el único estado confeso, es decir, que establece oficialmente su religión oficial, en este caso la católica.

Fuente: MundoCristiano.tv

Facebook Comments