Arqueólogos hallan el Antiguo palacio del Rey Senaquerib que intentó invadir Jerusalén

Un sorprendente descubrimiento bíblico fue hecho por los arqueólogos através de los destrozos provocados por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) en Irak.


Arqueólogos hallan el Antiguo palacio del Rey Senaquerib que intentó invadir Jerusalén(miComunidad.com) Un sorprendente descubrimiento bíblico fue hecho por los arqueólogos através de los destrozos provocados por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) en Irak.

Con la lenta recuperación de la ciudad de Mosul (antiguamente la bíblica Nínive) por las fuerzas iraquíes, un equipo de arqueólogos pudo examinar las daños causados a los artefactos que existían en el lugar.

En 2014, poco despues de invadir y asumir el control de Mosul, los militantes de ISIS destruyeron el santuario de Nabi Yunus – tumba del profeta Janás. Antes de la explosión, los terroristas cavaron túneles bajo el santuario en busca de artefactos para vender en el mercado mundial y financiar sus actividades militares.

Según los arqueólogos, los túneles ahora abandonados condujeron al equipo hasta un palacio datado en el siglo VII a.C., perteneciente al rey asirio Senaquerib y su hijo, el rey Asaradán.

La invasión de Senaquerib al reino de Judá e Israel es narrada en los líbros bíblicos de II Reyes, II Crónicas y del profeta Isaías. Su ejército fue destruído (II Reyes 19:35) y los hebreos fueron salvos de la invasión extrangera que amenazaba con destruir Jerusalén. Eso sucedió después que Ezequías clamó a Dios para que protegiese su reino y recibió la confirmación de la liberación profetizada por Isaías.

Senaquerib regresó a Nínive y, cuando se encontraba en el templo de su dios Nisroc, sus hijos, Adrameleq y Sarezer, lo asesinaron con una espada, huyendo luego para la región de Ararat – la más alta montaña de la moderna Turquía. De esta forma, Asaradán se volvió rey de Asiria entre 681 a.C. y 669 a.C.

Dentro de uno de los túneles, la arqueóloga iraquí Layla Salih descubrió una inscripción cuneiforme de mármol del rey Asaradán datada en 672 a.C. En otra parte del túnel, también descubrieron esculturas de piedra de una semidiosa, representada como una “medusa” que supuestamente protegía a los seres humanos.

“Nunca vi algo como esto esculpido en una piedra de este tamaño”, dijo al sitio The Tellegraph la profesora Eleanor Robson, presidente del Instituto Británico para el Estudio de Irak, sugiriendo que los artefactos pueden haber sido usados para decorar el cuarto de las mujeres del palacio. “La destrucción provocada por el ISIS realmente nos llevó a un descubrimiento fantástico”.

“Hay una gran cantidad de historia allí abajo, no solo unas piedras ornamentales. Es una oportunidad para finalmente mapear la casa del tesoro del primer gran imperio en el mundo, desde el período de su mayor sucesor”, agregó Eleanor.

Salih cree que el ISIS robó centenas de objetos antes de que las fuerzas iraquíes recuperaran la ciudad. “No puedo ni imaginar las cosas que el ISIS vio antes de que llegaramos aquí”, dijo. “Creemos que se llevaron muchos de los artefactos, como cerámica y piezas menores, para vender. Pero lo que ellos dejaron será estudiado y aumentará mucho nuestro conocimiento del período”.

Fuente: Guiame

Facebook Comments


Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.