¿Debemos adorar al Espíritu Santo?

La pregunta de si debemos adorar al Espíritu Santo se responde simplemente determinando si el Espíritu es Dios.

Spread the love

(miComunidad.com) ¿Debemos adorar al Espíritu Santo? Sabemos que solo se debe adorar a Dios (vea Éxodo 34:14 y Apocalipsis 22: 9 ). Solo Dios merece la adoración. La pregunta de si debemos adorar al Espíritu Santo se responde simplemente determinando si el Espíritu es Dios. Si el Espíritu Santo es Dios, entonces Él puede y debe ser adorado. 

Las Escrituras presentan al Espíritu Santo no como una simple “fuerza” sino como una persona . Se hace referencia al Espíritu en términos personales ( Juan 15:26 ; 16: 7–8 , 13–14 ). Él habla ( 1 Timoteo 4: 1 ), Él ama ( Romanos 15:30 ), Él elige (Hechos 13: 2 ), Él enseña ( Juan 14:26 ), y Él guía ( Hechos 16: 7 ). Se le puede mentir ( Hechos 5: 3–4 ) y llorar ( Efesios 4:30 ). 

El Espíritu Santo posee la naturaleza de la deidad: comparte los atributos de Dios. Él es eterno ( Hebreos 9:14 ). Él es omnipresente ( Salmo 139: 7–10 ) y omnisciente ( 1 Corintios 2: 10–11 ). Él estuvo involucrado en la creación del mundo ( Génesis 1: 2 ). El Espíritu Santo disfruta de una asociación íntima tanto con el Padre como con el Hijo ( Mateo 28:19 ; Juan 14:16 ). Cuando comparamos Éxodo 16: 7 con Hebreos 3: 7–9, vemos que el Espíritu Santo y Yahvé son iguales (vea también Isaías 6: 8 en comparación con Hechos 28:25 ). 

Ya que el Espíritu Santo es Dios, y Dios es “digno de alabanza” ( Salmo 18: 3 ), entonces el Espíritu es digno de adoración. Jesús, el Hijo de Dios, recibió adoración ( Mateo 28: 9 ), por lo que es lógico que el Espíritu de Dios también reciba adoración. Filipenses 3: 3 nos dice que los creyentes “adoran por el Espíritu de Dios y se glorian en Cristo Jesús”. Hay un Dios que existe eternamente en tres Personas. Cuando adoramos a Dios, naturalmente adoramos a los tres miembros de la Deidad.

¿Cómo adoramos al Espíritu Santo? De la misma manera adoramos al Padre y al Hijo. La adoración cristiana es espiritual, que fluye de las obras internas del Espíritu Santo a las que respondemos ofreciéndole nuestras vidas ( Romanos 12: 1 ). Adoramos al Espíritu por obediencia a sus mandamientos. Refiriéndose a Cristo, el apóstol Juan explica que “los que obedecen sus mandamientos viven en él, y él en ellos. Y así es como sabemos que él vive en nosotros: lo sabemos por el Espíritu que nos dio “( 1 Juan 3:24 ). Aquí vemos el vínculo entre obedecer a Cristo y al Espíritu Santo que mora dentro de nosotros, convenciéndonos de nuestra necesidad de adorar mediante la obediencia y capacitarnos para adorar. 

Fuente: GotQuestions

Facebook Comments

Spread the love